Los Ángeles

Presentan moción de “trabajo justo” para trabajadores de comida rápida en Los Ángeles

Tiene como objetivo ampliar la ordenanza de Semana de Trabajo Justo de la ciudad, que se convirtió en ley en 2022.

Telemundo

El concejal de la ciudad de Los Ángeles, Hugo Soto-Martínez, presentó el martes una moción destinada a brindar a los trabajadores de comida rápida de la ciudad horarios más estables y tiempo libre remunerado.

La ordenanza de Trabajo Justo de Comida Rápida de Soto-Martínez tiene como objetivo ampliar la ordenanza de Semana de Trabajo Justo de la ciudad, que se convirtió en ley en 2022 y exige que los empleadores proporcionen a los trabajadores minoristas sus horarios con anticipación. 

Cubría a unos 2,500 grandes cadenas de restaurantes de comida rápida y a unos 50,000 trabajadores.

Trabajadores, en su mayoría madres con sus hijos, manifestaron frente a la alcaldía de Los Ángeles para pedir protección laboral más solida. 

Las regulaciones existentes de la ciudad también exigen que las empresas den a los trabajadores al menos 10 horas de descanso entre turnos o proporcionen una compensación adecuada.

La nueva propuesta establecería una capacitación remunerada obligatoria de seis horas para educar a los trabajadores sobre sus derechos, además de proporcionar a los trabajadores de comida rápida una hora de tiempo libre remunerado por cada 30 horas que trabajen.

“Lo que presentamos hoy es brindar respeto a algunas de las personas que tradicionalmente no lo han tenido a través de las leyes de nuestra ciudad”, dijo Soto Martínez durante una conferencia de prensa afuera del Ayuntamiento.

La propuesta del concejal fue recibida con rechazo por parte de los miembros de la coalición Save Local Restaurants, que incluye propietarios de restaurantes, grupos empresariales y marcas de restaurantes de servicio rápido. El grupo dice que la propuesta amenazaría la viabilidad de los restaurantes locales y aumentaría los costos de los alimentos para las familias que ya están en dificultades.

“Hace casi una década, abrí mi primera franquicia en Jersey Mike’s para construir un futuro para mi familia y dejar un legado y un negocio sólido para mis hijos. Me preocupa que ahora esté en peligro”, dijo en un comunicado Juancarlos Chacón, propietario de nueve locales de Jersey Mike’s en Los Ángeles. 

“Desde que se instauró el aumento del salario mínimo estatal, he tenido que aumentar los precios de mi menú y recortar las horas de los empleados para llegar a fin de mes”.

“No puedo absorber ningún costo adicional sin cambios drásticos, incluido el cierre de uno o más de mis restaurantes. Espero que el Concejo Municipal de Los Ángeles rechace esta muy mala idea que perjudicará no sólo a los franquiciados, sino también a los trabajadores que, en última instancia, perderán sus empleos”, añadió.

Soto-Martínez dijo que su propuesta apunta a darles a los trabajadores de comida rápida más tiempo para disfrutar de sus familias y amigos, y asistir a bodas, citas médicas y otros momentos importantes. El Sindicato de Trabajadores de Comida Rápida de California y el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios apoyan la propuesta.

Precios para comida rápido han subido bastante después que California aumentó la subida del salario mínimo.

“Demasiados no conocen nuestros derechos ni dónde acudir para denunciar violaciones en el lugar de trabajo”, dijo Jaylene Loubet, trabajadora de McDonald’s y miembro del Sindicato de Trabajadores de Comida Rápida de California. 

“Muchos de nosotros no podemos darnos el lujo de tener una vivienda estable debido a una programación impredecible... Hoy, está a punto de abrirse un camino para traer cambios”.

La Federación Laboral del Condado de Los Ángeles también respaldó la propuesta.

En 2023, el gobernador Gavin Newsom promulgó la ley AB 1228, que creó un Consejo de Comida Rápida a nivel estatal y estableció un aumento mínimo de $20 por hora para los trabajadores de comida rápida. La ley entró en vigor en abril.

Según la oficina de Soto-Martínez, la industria de comida rápida de California ha ganado aproximadamente 10,600 nuevos empleos como resultado de la ley.

Sin embargo, las empresas de comida rápida han dicho que la ley las obligó a aumentar los precios de los artículos del menú y afectó sus negocios.

Una nueva ley requiere un aumento del pago horario de trabajadores de comida rápida en California a $20 por hora.

“Reduje las horas de los empleados en un 10% y me he visto obligado a aumentar los precios para hacer frente al aumento del salario mínimo estatal. No puedo absorber más costos”, dijo Behzad (Ben) Salehi, propietario de las franquicias Blaze Pizza en Northridge y Encino. 

“Ordenanzas innecesarias, costosas y duplicadas como estas hacen que los propietarios de pequeñas empresas duden en expandirse en la ciudad de Los Ángeles. Suficiente es suficiente. Dejen de atacar a los propietarios de pequeñas empresas como nosotros, que crean empleos y generan ingresos para la ciudad”.

Se espera que la propuesta de Soto Martínez sea escuchada por los comités del concejo antes de una votación final por parte del pleno del Ayuntamiento.

Contáctanos