Enfermedad en niños

Síntomas de rara enfermedad vinculada al COVID-19 varían en cada niño

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitieron una alerta de salud sobre la enfermedad que comenzaron a llamar "Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños".

Telemundo

Lo que debes saber

  • Se han identificado al menos 137 casos posibles de Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico en la ciudad de Nueva York; Nueva Jersey ha confirmado 7 casos y otros 16 estados están informando de algunos.
  • El síndrome, una enfermedad rara que se cree que está relacionada con la exposición a COVID-19, ha cobrado la vida de por lo menos tres niños en Nueva York; muertes adicionales están bajo investigación
  • El síndrome puede implicar una respuesta del sistema inmunitario del niño al virus que puede provocar inflamación de los vasos sanguíneos y afectar las arterias del corazón, lo que lleva a un aneurisma coronario.

NUEVA YORK - A medida que aumenta el número de niños ingresados en hospitales con el denominado Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico, los padres empiezan a vigilar más de cerca a sus hijos. Sin embargo, los síntomas pueden variar de un niño a otro.

La ciudad de Nueva York ha identificado 145 casos de un nuevo síndrome pediátrico relacionado con COVID-19 hasta el lunes. Los CDC ha emitido una alerta de salud a nivel nacional sobre lo que llama síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MISC-C), y el alcalde Bill de Blasio dice que planea tener un total de casos actualizado a finales de esta semana que incorpore la nueva guía de la agencia. El síndrome se ha informado en casi la mitad de los estados del país, incluidos Nueva Jersey y Connecticut.

Por su parte, el gobernador Andrew Cuomo aseguró durante su conferencia de prensa el domingo que están investigando casos, que son más de 120 en el estado, y que por lo menos otros 16 estados están reportando casos similares.

La detección temprana puede prevenir enfermedades graves o hasta la muerte, dijo el alcalde, quien instó a los padres a que llamen a sus pediatras de inmediato si sus hijos muestran síntomas que incluyen fiebre persistente, erupción cutánea, dolor abdominal, vómitos y diarrea. Menos de la mitad de los pacientes pediátricos en la ciudad de Nueva York mostraron dificultad para respirar, lo que se ha considerado un síntoma directo de COVID-19.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron una alerta de salud a los médicos el jueves sobre la enfermedad que comenzaron a llamar "Síndrome Inflamatorio Multisistémico en niños" o MIS-C. La alerta proporciona orientación para el diagnóstico de MIS-C. Los criterios de diagnóstico incluyen fiebre de al menos 100.4 grados Fahrenheit durante al menos 24 horas, evidencia de inflamación en el cuerpo y hospitalización con problemas en al menos dos órganos (como el corazón, los riñones o los pulmones).

Los síntomas de esta enfermedad se podrían desarrollar de diferente manera en cada niño y nuestra cadena hermana NBC 4 muestra cómo se generó en tres niños de 8, 12 y 14 años.

Los tres casos eran niños previamente sanos y todos resultaron positivo a las pruebas de anticuerpos del COVID-19.

Hay otros cuatro casos sospechosos. Los niños presentan síntomas como fiebre, dolor abdominal, entre otros.

Jayden Hardowar: 8 años y residente de Richmond Hill, Queens

Para el 23 de abril Jayden Hardowar era un niño saludable que se dedicaba al canto, el aprendizaje remoto y a jugar con LEGO

Sin embargo, esa noche, Jayden desarrolló fiebre de 103 grados. En ese momento, sus padres lo llevaron en persona al pediatra, quien, según ellos, les dijo que llevaran a Jayden a casa y le diera Tylenol.

El padre de Jayden dice que su hijo era una persona enérgica pero que esta vez no tenía apetito y una sed insaciable.

"Inmediatamente, cuando comenzó la fiebre, comenzó a pedir agua y más agua", dijo Roup Hardowar a NBC New York.

Dos días después, la fiebre había desaparecido, pero Jayden comenzó a tener diarrea.

Durante una visita de telesalud, el 25 de abril, el pediatra notó que Jayden no había estado comiendo y recomendó Pedialyte.

El padre de Jayden dice que les aseguraron que tres días posteriores de debilidad eran atribuibles a la deshidratación y a que no comía.

"Pensaron que vendría tal vez porque no estaba comiendo mucho, pero él sufrió un paro cardíaco, dijo.

El 28 de abril, Jayden y su madre, Navita Hardowar, estaban viendo la televisión en la cama.

"Rápidamente miré su rostro y sus labios estaban todos azules", dijo Navita Hardowar. “Comencé a gritar su nombre. No estaba respondiendo".

El hermano de Jayden, Tyrone, de 15 años, ayudó con el RCP hasta que llegó una ambulancia.

Jayden terminó con un respirador durante varios días en el Hospital de Niños Cohen, en el condado de Nassau, donde los médicos señalaron a NBC New York que han tratado a docenas de niños en las últimas semanas con inflamación lo suficientemente grave como para causar shock, insuficiencia cardíaca y orgánica.

"Un paro cardíaco podría haberse evitado si hubiéramos estado en el hospital antes", dijo Roup Hardowar.

Miembros del NYPD y el FDNY le dieron la bienvenida a Jayden desde el hospital el 12 de mayo. Ahora, cinco días después, el padre de Jayden le dice a NBC New York que su esposa vigila nerviosamente a su hijo mientras duerme, y agrega que todavía está muy débil.

"No tiene la fuerza para unir dos piezas de LEGO solo".

Falta el adjunto  Más casos de rara enfermedad

Jissel Rosario: 12 años y residente de Newark, Nueva Jersey

Cuando Jissel Rosario se despertó una mañana de la semana del 13 de abril con dolor en la parte superior del muslo, su madre Alma Cruz dijo: “Pensé que tal vez había dormido mal. Pero el dolor seguía empeorando".

Cruz dice que había tomado precauciones para quedarse en casa y evitar la exposición al COVID-19, por lo que no salía mucho de su apartamento de Newark.

Pero cuando el muslo de Jissel comenzó a hincharse, la llevó a cuidados urgentes, donde según ella le dijeron que parecía celulitis, una infección bacteriana de la piel, y la enviaron a casa con antibióticos.

En los próximos días, Jissel dice que su pierna comenzó a verse más extraña y a sentirse peor. La medicina recomendada, y los baños de sal de Epsom, no estaban ayudando.

“Cuando empeoraba, tenía mucho miedo de ir al hospital. Se sentía como si alguien estuviera apuñalando mi pierna. Me dolían mucho los pies”, dijo Jissel a NBC New York.

Cuando su pierna se hinchó desde la rodilla hacia abajo y su pie comenzó a cambiar de color, su madre la llevó a un hospital local el 21 de abril.

Una ecografía detectó un coágulo de sangre grave en su pie. Jissel fue trasladada al Hospital Newark Beth Israel.

"Me dijeron que estaba en estado crítico", dijo Cruz.

Pero la situación se volvió aún más grave cuando, durante un procedimiento para tratar el coágulo, el coágulo viajó a los pulmones de Jissel y sufrió un paro cardíaco.

Después de 45 minutos de RCP, Jissel recibió soporte vital. Su madre dijo que le dijeron que las posibilidades de supervivencia de su hija eran de 50-50.

“Fue surrealista. Sentí que era una pesadilla, pero nunca perdí la fe”, dijo Cruz.

El Dr. Derrick McQueen, director de cuidados críticos pediátricos en Newark Beth Israel, dijo que no podía decir con certeza si el coágulo de sangre de Jissel fue causado por el COVID-19. Le dijo a NBC New York que Jissel dio negativo al COVID-19 durante su estadía en el hospital, pero dio positivo a los anticuerpos, lo que sugiere que ya se había recuperado del virus. Es un patrón que los pediatras están observando en muchos pacientes pediátricos, lo que les hace creer que la inflamación de los vasos sanguíneos es causada por una reacción exagerada inmune que se desarrolla más allá del punto de infección con el virus.

"La inflamación puede conducir a la formación de coágulos sanguíneos y las infecciones de Covid-19 también pueden estar asociadas con una coagulación anormal", dijo el Dr. James Schneider, del Hospital de Niños Cohen.

"Casi me muero, pero me siento mejor", dijo Jissel a NBC New York, después de regresar a casa el 12 de mayo. "Estoy muy feliz de poder volver a casa y estar con mi mamá y mi abuela".

Es muy peligroso y se manifiesta en inflamaciones de vasos sanguíneos y arterias coronarias.

Jack McMorrow: 14 años y residente de Woodside, Queens

El 18 de abril, Jack McMorrow notó una extraña erupción en la parte superior de sus manos que comenzó a extenderse.

"Se fue a mis palmas y comenzó a extenderse a mis muñecas", dijo Jack a NBC New York.

Fue el primero de varios síntomas que empeoraron lentamente para el adolescente que no tenía problemas de salud subyacentes.

Tres días después, el 21 de abril, Jack desarrolló dolor de garganta y el 22 de abril, fiebre de 101.8.

El 23 de abril, el pediatra de Jack, sospechando una infección bacteriana, le recetó amoxicilina, pero siguió empeorando.

Jack se despertó a las 6:30 a. m. con fiebre de 103.8. Su padre, John McMorrow, dice que fueron a una clínica pediátrica, donde examinaron a Jack para detectar el COVID-19 y Mononucleosis. Los resultados fueron negativos. De vuelta a casa, la temperatura de Jack parecía manejable, según su padre, en el rango de 101-102. Pero para la noche del 26 de abril, su padre dice que Jack tenía un dolor intenso de pies a cabeza con fiebre que aumentó a 104.7 y un ganglio linfático en el cuello del tamaño de una pelota de golf. No podía caminar y tenía dificultad para respirar.

El adolescente fue ingresado en el hospital de niños Morgan Stanley en la unidad de cuidados críticos.

"Fue espantoso. No pensé que iba a lograrlo ", dijo Jack a NBC New York.

John McMorrow dice que el corazón de su hijo se aceleró mientras su presión arterial continuaba bajando.

En la UCI pediátrica, Jack fue tratado con esteroides y dio positivo a los anticuerpos del coronavirus.

Ahora está de regreso en Queens después de una recuperación completa. Él dice que lo peor fue ver a su padre arrodillado en el hospital para rezar por él.

"Fue doloroso. Fue espantoso. Y solo rezo para que no le pase a nadie más ".

Contáctanos