COVID-19

La densidad y la pobreza mantienen a Los Ángeles luchando contra el virus

An aerial view shows light traffic passing on Sunset Boulevard in Los Angeles on April 15, 2020.
Mario Tama/ Getty

LOS ÁNGELES (AP) - Mientras que la mayor parte de California recibió más lugares para comer, comprar y jugar este fin de semana festivo, Los Ángeles no se unió a la fiesta.

El condado más poblado de la nación no planea reabrir más ampliamente hasta las próximas vacaciones de verano, el 4 de julio, porque tiene una parte desproporcionadamente grande de los casos de coronavirus del estado y no puede cumplir con estándares estatales nuevos y relajados para permitir negocios y actividades recreativas adicionales.

El condado de Los Ángeles, con una cuarta parte de los casi 40 millones de residentes del estado, representa casi la mitad de sus casos de COVID-19, y más del 55% de las más de 3.600 muertes del estado.

En los últimos días, las tendencias de muerte y hospitalización han mejorado, pero el viernes el coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca nombró a Los Ángeles como una región donde la propagación del virus es una preocupación. La Dra. Deborah Birx solicitó a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que ayuden a investigar la fuente de nuevos casos para ayudar a prevenir futuros brotes.

Los Ángeles se encuentra entre un pequeño número de los 58 condados de California que no han contenido el virus lo suficiente como para reabrir más actividades y comercio o, en el caso de varios condados del Área de la Bahía de San Francisco, han optado por moverse más lentamente.

La densidad está en el corazón del problema de Los Ángeles: en hogares de ancianos que han registrado aproximadamente la mitad de las muertes del condado y en algunos de los barrios pobres más apretados de la nación donde los latinos y los afroamericanos sufren una cantidad desproporcionada de infecciones y muertes.

A diferencia de la compacta ciudad de Nueva York, que ha sido el epicentro del coronavirus de la nación, Los Ángeles y el condado circundante se extienden a los suburbios y a muchas comunidades de hogares unifamiliares. Esa falta de densidad, la más alta en las zonas ricas, y la dependencia de los automóviles como la principal forma de moverse sirven como escudos del virus.

Pero muchos en grandes barrios urbanos viven una realidad opuesta. Varias generaciones a veces comparten un apartamento. Los trabajadores esenciales de bajos salarios no tienen el lujo de trabajar remotamente. Las tiendas de comestibles y las farmacias son escasas y hay menos personas con automóviles, lo que significa que dependen más de los autobuses, el ferrocarril, las bicicletas o el transporte, situaciones en las que a menudo no pueden separarse adecuadamente de los demás.

Un estudio publicado el miércoles por la Universidad de California en Los Ángeles, encontró que el 40% de las personas negras y latinas residen en vecindarios donde esas condiciones de vida los hacen más susceptibles a infectarse o transmitir el virus.

"Simplemente se basa en la vulnerabilidad de estos residentes y de estos enclaves étnicos", dijo Sonja Díaz, coautora del informe y directora de la Iniciativa de Política y Política Latina de UCLA. "Están menos equipados para lidiar con este virus porque ahora viven en vecindarios donde no pueden quedarse en casa y practican el distanciamiento físico, son los más afectados económicamente y luego no obtienen beneficios de alivio y recuperación".

Jesús Ramírez pasó los últimos dos meses acurrucado en un apartamento de una habitación con sus padres y su hermano en el sur de Los Ángeles, donde el estudio de la UCLA destacó 12 de los 15 vecindarios con mayor riesgo.

Los vecinos no siempre han mantenido su distancia al recuperar el correo, y muchos no siguieron la política de máscara obligatoria de la ciudad. A diferencia de las partes de la ciudad donde las personas podían salir para hacer ejercicio, Ramírez no se sentía seguro yendo al cercano Parque Martin Luther King Jr. porque está dominado por miembros de pandillas, prostitutas y personas sin hogar.

Ramírez conducía a un restaurante de alta cocina donde cocinaba comidas para llevar y para pacientes de hospicio. Planeaba recoger a un compañero de trabajo para ayudar al colega a evitar el riesgo de infección en un autobús.

"Es un momento aterrador. Tengo mucha ansiedad ”, dijo Ramírez, señalando que tenía desinfectante para manos y que él y su colega usarían máscaras. “Si se enferman, me enfermo. Estamos haciendo nuestra parte para minimizar nuestros contactos con cualquier persona fuera del trabajo. Ahora son parte de nuestra familia al igual que no queremos enfermar a nuestros padres ".

Aproximadamente la mitad de las muertes del condado se producen en otros lugares donde las personas a menudo están en contacto cercano: hogares de ancianos y otras instalaciones que atienden a personas mayores e incapacitadas.

Para la mayoría de las personas, el coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos, que desaparecen en dos o tres semanas. Pero para otros, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, como neumonía y muerte.

Los Ángeles tiene muchos más hogares de ancianos, 388, que cualquier otro condado en el estado. San Diego, el segundo condado más poblado del estado con aproximadamente un tercio de la población de Los Ángeles, tiene aproximadamente una quinta parte de hogares de ancianos.

Barbara Ferrer, directora de salud pública del condado de Los Ángeles, quien sombríamente proporciona estadísticas de COVID-19 en sesiones informativas diarias recientemente dijo que las tasas de mortalidad por raza y clase eran "preocupantes". Las personas que vivían en zonas de alta pobreza morían cuatro veces más que las de las comunidades de baja pobreza.

Por cada 100,000 personas, 18 de los que murieron eran afroamericanos, 15.5 eran latinos, 12 eran asiáticos y nueve eran blancos.

No siempre se veía así. Anteriormente en el brote, a medida que el norte de California fue más afectado, los casos en Los Ángeles comenzaron a aparecer en mayor número en las partes más ricas de la ciudad, particularmente en las más cercanas a la costa. Beverly Hills, Bel Air y Brentwood tuvieron números relativamente altos.

"LA tenía una especie de imagen distorsionada al principio de quién estaba infectado", dijo Karin Michels, profesora de epidemiología de la UCLA. "Las personas más ricas pudieron obtener los kits de prueba. Así que parecía que había más enfermedades entre los ricos ".

A medida que aumentaban las pruebas, la concentración de casos parecía volver al centro de Los Ángeles, donde algunos de los vecindarios tienen grandes poblaciones de inmigrantes.

Muchos trabajan por cuenta propia y no tienen seguro de salud. La falta de atención médica significa que condiciones como la diabetes, el asma o las enfermedades cardíacas no se tratan y dejan a las personas más vulnerables a las consecuencias del coronavirus, dijo Michael Cousineau, profesor de medicina preventiva en la Universidad del Sur de California.

"Este no es un fenómeno nuevo", dijo Cousineau. "Esto realmente lo ha expuesto de una manera más dramática. Creo que probablemente ha sido el impacto más significativo de COVID-19, al ver la exacerbación de estas disparidades ".

En el sur de Los Ángeles, el impacto de la orden de quedarse en casa ha evolucionado, dijo Leslie Cooper Johnson, vicepresidenta de Community Coalition, una organización sin fines de lucro.

Al principio, las familias solicitaron ayuda para obtener Wi-Fi o computadoras para que sus hijos pudieran asistir a clase de forma remota. Los trabajadores con salarios bajos perdieron el empleo o tuvieron que recortar horas. Los que tenían que trabajar se arriesgaban a transmitir el virus involuntariamente a los miembros de la familia en sus hogares, pero inicialmente no podían hacerse la prueba a menos que mostraran síntomas o fueran ancianos.

El área se considera un "desierto de comida" porque carece de supermercados, aunque hay muchas tiendas de conveniencia que venden comida chatarra y licorerías y tiendas de humo.

Con el paso del tiempo, las necesidades se volvieron más básicas: comida en la mesa, ayuda para pagar el alquiler.

El virus, dijo Johnson, ha resaltado las desigualdades que han existido durante mucho tiempo, como la falta de atención médica y alimentos saludables.

"Nuestra comunidad se ve muy afectada por las condiciones preexistentes de racismo sistémico", dijo Johnson. "Estamos viendo tasas más altas de infección en las comunidades negras debido a esa condición subyacente".

Derechos de autor AP - Associated Press
Contáctanos