sur de los angeles

Comerciantes del swap meet Los Amigos realizan protesta tras ser desalojados

El dueño les advirtió por una carta que tendrían 30 días para sacar sus pertenencias.

Telemundo

Decenas de familias que se ganaban la vida vendiendo en el swap meet Los Amigos el sábado realizaron una protesta para demostrar su descontento tras haber sido desalojados. El dueño había amenazado con cerrar el tianguis si los arrendatarios no le pagaban las últimas mensualidades pese a que el mercado estuvo cerrado.

Son 48 familias quienes tenían sus puestos en el swap meet localizado en la cuadra 300 al este del boulevard Jefferson en sur de Los Ángeles y quienes han sido desalojos por medio de una carta que mandó el dueño del lugar. 

“Tenemos 30 días para sacar nuestras cosas porque si en 30 días no sacabamos, no iban a entregar ellos el depósito y ya no íbamos a poder sacar las cosas”, dijo Efraín Contreras, un comerciante. 

Ante lo que varios comerciantes calificaron como injusto, la mañana del sábado decenas de ellos protestaron afuera del edificio. Para la mayoría de ellos, el swap meet ha sido su segunda casa por muchos años, y tras el desalojo muchos dicen que sienten que se han quedado sin trabajo. 

“Lo que más nos dolió fue porque mi papá está aquí desde el 1991, desde que se inició el swap meet y con grandes sacrificios hemos pagado la renta mes por mes, por mes, por mes”, dijo Martha Ramírez, otra comerciante.  

La noticia del desalojo viene a sólo unos cuantos días de haber abierto después de estar cerrado casi tres meses por la pandemia. Ahora los comerciantes tendrán que buscar otro lugar para vender sus productos. 

“Sí piensa cerrar, yo creo que es justo que nos ayude para ubicarnos en otro lugar”, dijo Contreras. 

De acuerdo a la carta, los comerciantes tienen hasta el 20 de junio para sacar todas sus pertenencias. 

El administrador del swap meet dijo vía telefónica que no estaba disponible y que él no estaba autorizado para responder preguntas.

“No es justo que de la noche a la mañana nos digan ya no está abierto esto. Todos los comerciantes tienen familias, tienen niños”, dijo Shaniah Robles, otra comerciante. 

Entre gritos, pancartas y descontento los afectados aseguran que seguirán luchando por sus derechos hasta que alguna autoridad escuche sus peticiones.

Contáctanos