Remueven enorme tumor canceroso a hombre de Downey

"Simplemente pensé que estaba gordo", dijo el paciente.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Remueven enorme tumor canceroso a hombre de Downey
    Courtesy Hector Hernandez
    A man from Downey received the shocking news that what he thought to be fat, was actually a giant 77-pound cancerous tumor.

    Héctor Hernández pensó que estaba "gordo". Luego recibió una noticia impactante: lo que pensó que era grasa del estómago era en realidad un tumor canceroso de 77 libras. 

    "Simplemente pensé que estaba gordo", dijo Hernández, de Downey, California. "Siempre he sido un tipo grande, así que realmente no me preocupé por eso". 

    Hernández comentó que recibía muchas miradas en público debido a su gran estómago, lo que hizo que dejara de usar el Metro. 

    "Siempre me ponía chaquetas grandes. Me metí en el Metro y un oficial de policía vino y me dio unos golpecitos en la chaqueta y me preguntó qué tenía en la chaqueta", dijo Hernández. "Él solo miró [mi estómago] y se sintió mal y se alejó". 

    Hernández comenzó a hacer ejercicio y comenzó a perder peso en todo su cuerpo, excepto en su estómago, que se sentía duro como una roca. Pero dijo que no sentía ningún tipo de dolor. 

    "Ahí fue cuando supe que había algo mal", dijo. 

    Veneno de escorpión contra el cáncer

    [TLMD - MIA] Veneno de escorpión contra el cáncer

    En el mundo científico cuestionan su eficacia.

    (Publicado viernes 14 de diciembre de 2018)

    En ese momento, Hernández tenía presión arterial alta, dificultad para respirar y diabetes. Su médico le realizó una ecografía, le realizó una tomografía computarizada y un análisis de sangre con la esperanza de descubrir qué tenía Hernández. Pero a pesar de todas las pruebas, todavía no estaba claro qué estaba mal. 

    Su médico local lo refirió al cirujano oncólogo, Dr. William Tseng, en Keck Medicine de la USC. 

    El Dr. Tseng le dijo a Hernández que no era un aumento de peso. De hecho, tenía liposarcoma retroperitoneal, un cáncer raro que se forma en las células grasas. 

    "No sabemos qué lo causa", dijo Tseng. "No tiene nada que ver con la obesidad".

    Añadió que le puede pasar a cualquiera. 

    Tseng es una de las pocas personas que se especializa en el tratamiento de los sarcomas y dijo que este tipo de cáncer raro realmente puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, y no tiene síntomas específicos. 

    El tumor de Hernández estaba en la parte posterior del abdomen, dijo Tseng. Explicó que debido a que estaba en esa ubicación particular, el cuerpo se adaptó a él a medida que crecía. Pudo crecer hasta un tamaño tan grande sin que el paciente se diera cuenta porque, desde el exterior, parece que el abdomen está hinchado, o como Hernández pensó, solo se parece al aumento de peso. 

    Tseng agregó que los médicos que no están especializados en este campo pueden diagnosticar erróneamente el tumor o incluso no darse cuenta del mismo. 

    El oncólogo quirúrgico se encuentra con este tipo de tumor de manera regular y dijo que Hernández no era nada fuera de lo común. Pero, fue "definitivamente el más grande" que había encontrado. 

    La extirpación del tumor de 77 libras requirió una cirugía de seis horas en la que se tuvo que extirpar el riñón de Hernadez ya que Tseng no podía separarlo del tumor. 

    Ahora, Hernández dice que se siente más confiado. 

    "Me alegro de que mis brazos están de vuelta, mis hombros están de vuelta, mi cara está rolliza. Simplemente no podría estar más feliz", dijo, y agregó que cuando comenzó a hacer ejercicio y perder peso, su cuerpo no era proporcional. 

    Le imprimen nueva mandíbula a sobreviviente de cáncer

    [TLMD - LV] Le imprimen nueva mandíbula a sobreviviente de cáncer

    La operación se llevó a cabo en Melbourne, Australia.

    (Publicado miércoles 5 de diciembre de 2018)

    Hernández tiene que hacerse tomografías computarizadas cada cuatro meses, junto con chequeos frecuentes. 

    "Aunque obtuvimos todo por completo, estadísticamente volverá en algún momento de su vida", dijo Tseng. 

    El especialista en sarcoma dijo que, para la gran mayoría de los pacientes, vuelve a aparecer. 

    "Debido a que los tumores son tan grandes, realmente no puedes deshacerte de la enfermedad microscópica. No hay forma de sacar todas las células", explicó. 

    pactante: lo que pensó que era grasa del estómago era en realidad un tumor canceroso de 77 libras. 

    "Simplemente pensé que estaba gordo", dijo Hernández de Downey, California. "Siempre he sido un tipo grande, así que realmente no me preocupé por eso".

    Hernández comentó que recibía muchas miradas en público debido a su gran estómago, lo que hizo que dejara de usar el Metro.

    "Siempre me ponía chaquetas grandes. Me metí en el Metro y un oficial de policía vino y me dio unos golpecitos en la chaqueta y me preguntó qué tenía en la chaqueta", dijo Hernández. "Él solo miró [mi estómago] y se sintió mal y se alejó".

    Hernández comenzó a hacer ejercicio y comenzó a perder peso en todo su cuerpo, excepto en su estómago, que se sentía duro como una roca. Pero dijo que no sentía ningún tipo de dolor.

    "Ahí fue cuando supe que había algo mal", dijo.

    En ese momento, Hernández tenía presión arterial alta, dificultad para respirar y diabetes. Su médico le realizó una ecografía, le realizó una tomografía computarizada y un análisis de sangre con la esperanza de descubrir qué tenía Hernández. Pero a pesar de todas las pruebas, todavía no estaba claro qué estaba mal.

    Su médico local lo refirió al cirujano oncólogo Dr. William Tseng en Keck Medicine de la USC.

    El Dr. Tseng le dijo a Hernández que no era un aumento de peso. De hecho, tenía liposarcoma retroperitoneal, un cáncer raro que se forma en las células grasas.

    "No sabemos qué lo causa", dijo Tseng. "No tiene nada que ver con la obesidad".

    Añadió que le puede pasar a cualquiera.

    Tseng es una de las pocas personas que se especializa en el tratamiento de los sarcomas y dijo que este tipo de cáncer raro realmente puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, y no tiene síntomas específicos.

    El tumor de Hernández estaba en la parte posterior del abdomen, dijo Tseng. Explicó que debido a que estaba en esa ubicación particular, el cuerpo se adaptó a él a medida que crecía. Pudo crecer hasta un tamaño tan grande sin que el paciente se diera cuenta porque, desde el exterior, parece que el abdomen está hinchado, o como Hernández pensó, solo se parece al aumento de peso.

    Tseng agregó que los médicos que no están especializados en este campo pueden diagnosticar erróneamente el tumor o incluso perderlo por completo.

    El oncólogo quirúrgico se encuentra con este tipo de tumor de manera regular y dijo que Hernández no era nada fuera de lo común. Pero, fue "definitivamente el más grande" que había encontrado.

    La extirpación del tumor de 77 libras requirió una cirugía de seis horas en la que se tuvo que extirpar el riñón de Hernadez ya que Tseng no podía separarlo del tumor.

    Ahora, Hernández dice que se siente más confiado.

    "Me alegro de que mis brazos están de vuelta, mis hombros están de vuelta, mi cara es gorda. Simplemente no podría estar más feliz", dijo, y agregó que cuando comenzó a hacer ejercicio y perder peso, su cuerpo no era proporcional.

    Hernández tiene que hacerse tomografías computarizadas cada cuatro meses, junto con chequeos frecuentes.

    "Aunque obtuvimos todo por completo, estadísticamente volverá en algún momento de su vida", dijo Tseng.

    El especialista en sarcoma dijo que, para la gran mayoría de los pacientes, vuelve a aparecer.

    "Debido a que los tumores son tan grandes, realmente no puedes deshacerte de la enfermedad microscópica. No hay forma de sacar todas las células", explicó.

    Si desea contribuir con los gastos médicos de Hernández, puede hacerlo aquí en su cuenta de GoFundMe.