Avanzan preparativos para licencias

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - Los inmigrantes que residen en Estados Unidos sin autorización legal suelen ser llamados "indocumentados" aunque portan una larga lista de papeles: pasaportes, tarjetas consulares de identificación, certificados de nacimiento de sus países y los de sus hijos nacidos aquí.

    La cuestión radica en qué documentos requerirán para solicitar las largamente esperadas licencias para conducir en California el año próximo.

    Las autoridades estatales tratan de lograr un equilibrio entre tener una licencia segura y hacerla accesible a los inmigrantes que por ahora están inhabilitados para conducir. La clave consiste en asegurarse de que éstos demuestren que son quienes dicen ser e impedir fraude sin exigir requisitos tan complicados que la gente desista de buscar la licencia.

    "No podemos hacerla demasiado restrictiva", afirmó Jan Mendoza, una portavoz del Departamento de Vehículos del estado. "Pero tenemos que asegurarnos de que esta gente sea quien dice ser y que viva en California".

    El estado ha propuesto asignar 67 millones de dólares del presupuesto del año próximo para emitir las licencias. Planea abrir cinco oficinas y contratar hasta un millar de trabajadores temporales para procesar aproximadamente 1.4 millón de solicitudes que se esperan en los primeros tres años del programa, dijo Lizette Mata, subdirectora de proyectos especiales en el Departamento.

    California es el mayor pero no el primer estado en hacer frente a la cuestión. Once estados han promulgado leyes para extender licencias de conducir a los inmigrantes que están en el país sin autorización, muchos de ellos el año pasado, según el Centro Nacional de Derecho de Inmigración.

    Para obtener la licencia en California, los inmigrantes tendrán que demostrar su identidad y que residen en el estado, firmar una declaración jurada y aprobar exámenes de manejo teóricos y prácticos al igual que los demás conductores. Las licencias contendrán una marca distintiva y no servirán como identificación federal.