Llora a su bebé muerta, y luego ocurre un “milagro” inesperado