Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Manifestantes piden que siga la investigación sobre Rusia

Una de las marchas más numerosas del país fue en Nueva York.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Jornadas de protestas en NY y en la nación

    Más de 6.000 personas en la ciudad de Nueva York protestan por la destitución del fiscal general Jeff Sessions y exigen que el fiscal especial Robert Mueller continúe su investigación independiente acerca de la trama rusa.

    (Publicado jueves 8 de noviembre de 2018)

    Centenares de manifestantes en varias ciudades de Estados Unidos reclamaron el jueves al Gobierno de Donald Trump que mantenga la investigación sobre la trama rusa que lidera el fiscal especial Robert Mueller.

    El despido del hasta ahora fiscal general, Jeff Sessions, y el nombramiento provisional en su lugar de Matthew Whitaker, crítico con Mueller y la investigación, ha hecho temer que el Departamento de Justicia cumpla finalmente con el deseo de Trump de cerrarla.

    En Washington cientos de personas protestaron con velas en el parque de Lafayyete, frente a la Casa Blanca, al grito de "nadie está por encima de la ley", "Whitaker debe inhibirse" o "cuando luchamos ganados", según constató Efe.

    Los manifestantes tenían un altavoz tan potente que estas consignas se oían desde el ala oeste de la Casa Blanca.

    En uno de los carteles de la marcha ponía "tre45son", un juego de palabras entre "treason" (traición en inglés) y el número 45 en alusión a la Presidencia de Trump.

    Una de las marchas más numerosas del país fue en Nueva York, donde centenares de personas se agruparon en Times Square.

    El llamado nacional de varias plataformas y organizaciones también tuvo eco en Oakland (California), Boston (Massachusetts), Chicago (Illinois), Charlottsville (Virginia), Chattanooga (Tennessee), Louisville (Kentucky) u Orlando (Florida) entre muchas otras urbes.

    Trump despidió a Sessions el miércoles tras meses de tensión. El presidente nunca le perdonó que se apartara de todo lo relacionado con la investigación de la trama rusa debido a sus contactos con Moscú durante la campaña presidencial.

    El mandatario nombró a Whitaker y le concedió la autoridad para supervisar las pesquisas del fiscal especial Mueller, arrebatándosela al vicefiscal general, Rod Rosenstein, quien tenía esa responsabilidad desde hace un año y medio.

    El año pasado, Whitaker opinó en la cadena CNN que Mueller estaba "peligrosamente cerca de cruzar" una "línea roja", en referencia a su indagación, que llamó "ridícula" sobre los posibles lazos financieros de Trump con Rusia, y se mostró a favor de limitarla.

    Eso ha despertado temores de que, ahora que está al frente de la investigación de Mueller, pueda limitar su alcance o recortar su presupuesto.