Caminata contra deportaciones

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - Un grupo de seis estudiantes universitarias y 10 hijos que lleva 23 días caminando hacia la frontera pidió en Los Ángeles un alto a las deportaciones y una reforma migratoria integral.

    "Estamos tratando de crear consciencia sobre la situación migratoria y asegurarnos de que nuestras demandas sean escuchadas", dijo Valeska Castañeda, una de las organizadoras de la caminata llamada Trail for Humanity.

    La comitiva, formada por un total de 24 personas, llegó a Los Angeles la tarde del martes y se reunió por la noche con residentes del área, agregó la joven de 27 años.

    El grupo comenzó el recorrido el 22 de julio en Merced, California. Caminó 24 kilómetros (15 millas) por día y pasó por ciudades como Fresno, Visalia, Tulare, Delano, Bakersfield, Santa Bárbara, Lancaster y Oxnard.

    Las madres estudian en la Universidad de California en Berkeley. Castañeda, por ejemplo, estudia de Estudios Americanos y camina con su hija de ocho años, mientras que Cindy González estudia Estudios Étnicos y camina con sus hijas de 11, 10 y ocho años.

    "Para mí esto es muy personal. Yo camino por mi madre, por mi tía, por la humanidad. Mi madre es inmigrante y me traía en su vientre cuando cruzó para escapar de la violencia en México. Esas situaciones no han cambiado. Si acaso, están empeorando", dijo González, de 31 años.

    Los niños, de entre cinco y 12 años, no están haciendo todo el recorrido a pie. A veces caminan un poco, otras veces avanzan en auto, agregó Castañeda.

    El grupo también está formado por simpatizantes, incluyendo a un hombre de 59 años que tiene diabetes y un marcapasos, y la dreamer Yoxeli Romero Santos, añadió Castañeda.

    El miércoles por la tarde, el grupo caminó cuatro kilómetros (2,5 millas) desde Boyle Heights hasta un edificio federal en el centro de Los Angeles, donde pidieron al gobierno del presidente Barack Obama que otorgue asilo o estatus de refugiado a los menores que están llegando solos a la frontera.

    El grupo planea arribar el viernes a Murrieta, en el condado Riverside, donde antiinmigrantes han manifestado su rechazo hacia los niños no acompañados, y terminar la caminata el sábado en la frontera en San Diego.