Nicaragua: termina búsqueda de mineros

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Las Cuevas de NAICA se encuentran en una mina, al sur del estado de Chihuahua, al norte de México.

    MANAGUA, Nicaragua - Las autoridades nicaragüenses decidieron dar por concluidas las actividades de búsqueda y rescate de un grupo de mineros artesanales que quedó atrapado en un cerro de la región noreste de Nicaragua, pues las condiciones en las que trabajaban eran altamente peligrosas para los rescatistas y con pocas esperanzas de encontrarlos con vida, informaron fuentes oficiales. La vocera del gobierno, Rosario Murillo, dijo al Canal 4 de la televisión que no se pudo rescatar con vida a los mineros atrapados restantes, cuyo número real se desconoce, pues en un primer momento se habló de 26 y luego la cifra subió a 28 y 29. Más de 20 ya había sido rescatados. "Los expertos tuvieron que admitir que era imposible el rescate, por lo peligroso y difícil del terreno, se hizo la lucha, pero venía derrumbe tras derrumbe (dentro de la mina), por el medio inestable y sofocante", dijo Murillo. "Nos dijeron claramente que era arriesgar la vida de más personas y después de analizar la situación, se decidió suspender la búsqueda e informar a los familiares", añadió. Imágenes transmitidas la noche del lunes por el Canal 8 de televisión, desde el municipio de Bonanza donde ocurrió el derrumbe, mostraban a los mineros artesanales y bomberos, informando a los familiares de los jornaleros desaparecidos sobre la imposibilidad de encontrarlos con vida. "Nuestros superiores luego de conocer los informes de alto riesgo que corríamos de seguir en la búsqueda, nos han orientado concluir las labores, hicimos todo lo que pudimos y ustedes lo saben, pero ya estábamos corriendo mucho peligro, podía ocurrir otra desgracia", dijo Arnoldo Rivera, un minero artesanal que trabajó en la búsqueda, al informar a los familiares de sus compañeros. "Esta fue una decisión conjunta por la situación que hay al interior de la mina, esperamos que nos comprendan", añadió. Harold Rivera, uno de los mineros que participó en la búsqueda dijo al Canal 8 de televisión que era imposible seguir trabajando porque "cada andamio que poníamos, al poco tiempo cedía por la tierra que se estaba derrumbando". Aseguró que en el interior de la mina se sentía un fuerte hedor emanado por los cuerpos perdidos en la profundidad de l cerro y que eso también les afectaba.