En L.A. también se da "el grito" de México

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - El sacerdote mexicano Alejandro Solalinde y otro religioso mexicano-estadounidense, dijeron en la celebración de la independencia mexicana, que la lucha por los derechos de los migrantes es un asunto en común que debe de continuar en ambos lado de la frontera.

    "Somos inclusivos. El asunto es humanitario y estamos enfocados en lo mismo y compartimos los mismos principios", dijo el padre episcopal Richard Estrada, fundador de la organización de ayuda para muchachos Jóvenes Inc. "Estamos haciendo el mismo trabajo, en beneficio de personas, de las personas, la vida y el Espíritu Santo".

    Los religiosos y activistas abogaron por los inmigrantes en una ceremonia de El Grito de Dolores, llamado a la revolución contra los españoles que hizo el padre Miguel Hidalgo y Costilla el 16 de septiembre de 1810. El llamado, que se hizo con un redoble de campanas, marcó el inicio de la lucha por la independencia de México y se celebra cada año en la víspera del Día de Independencia.

    Fue una ceremonia diferente a la oficial, que se dará por la noche en las escalinatas del ayuntamiento, donde participarán personalidades como el alcalde Eric Garcetti, el cónsul de México Carlos Sada y Cristian Castro.

    La ceremonia de los religiosos y otros activistas pro inmigrantes y derechos humanos se realizó bajo pleno sol en el Parque de México, donde hay una réplica de la campana de Dolores y estatuas de Hidalgo y próceres, héroes y presidentes mexicanos. Para poder tocar la campana, los activistas usaron un cable que les prestó uno de los desamparados hispanos que estaban en el lugar.

    Al tocar la campana, el grupo de más de una decena de activistas gritó consignas y vivas como "Obama, escucha, estamos en la lucha", "el pueblo unido, jamás será vencido" y "¡Vivan los inmigrantes!"

    "Esto no es un recuerdo, es un compromiso refrendado, es recoger la estafeta y seguir luchando", dijo Solalinde, quien está en Los Angeles reuniéndose con activistas pro inmigrantes y de derechos humanos. "Hoy no tenemos lucha contra la corona española ni El Vaticano ... pero tenemos que luchar contra el equivalente de la corona, que es la comunidad financiera".

    Solalinde, conocido por su activismo en favor de inmigrantes centroamericanos en México, ha visitado Texas, Nueva York y otros estados en los últimos dos meses, en una misión para unificar esfuerzos con organizaciones pro inmigrantes y así ayudar mejor a migrantes en México.

    Por la noche, el sacerdote católico planea participar en una ceremonia para conmemorar la independencia de países de Centroamérica.