Francisco habla al inmigrante desde Filadelfia

Filadelfia recibe al Papa Francisco

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    El Papa invitó a los inmigrantes a no desanimarse frente a los retos que enfrentan.

    FILADELFIA - El Papa Francisco inició la última etapa de su gira estadounidense en Filadelfia y visitó el Independence Hall, donde tuvo palabras emotivas para los inmigrantes que aplaudieron y vitorearon su intervención.

    "Muchos de ustedes han emigrado a un gran costo personal, pero por una nueva vida (...) no se desanimen (...) ustedes traen muchos dones a esta nación", dijo Francisco. "No se averguencen nunca de sus tradiciones", añadió, "No se averguencen de aquello que es parte esencial de ustedes".

    Más temprano, visitó a 150 sacerdotes que se forman en el Seminario San Carlos Borromeo y, antes de eso, impartió una misa en la Catedral San Pedro y San Pablo, donde al menos 1,200 personas presenciaron su misa desde el interior del recinto

    Afuera, otros centenares se agolparon desde temprano para ver llegar al Pontífice y ver la transmisión de la ceremonia. 

    Papa a los inmigrantes: "ustedes traen muchos dones a esta nación"

    Papa a los inmigrantes: "ustedes traen muchos dones a esta nación"
    El Sumo Pontífice habló a los inmigrantes desde el Independence Hall en Filadelfia durante un emotivo discurso. (Publicado sábado 26 de septiembre de 2015)

    Durante la misa, Francisco dijo "los laicos tienen en sus manos el futuro de la Iglesia" y enfatizó el rol de las mujeres en ello.

    Al llegar desde Nueva York y como es su costumbre, rompió el protocolo para saludar a un niño con discapacidad en el aeropuerto antes de emprender la ruta a la catedral. 

    Francisco pasará los dos últimos días de los seis de su gira estadounidense en Filadelfia, donde será el principal atractivo del Encuentro Mundial de Familias, una conferencia para más de 18,000 personas de todo el mundo que se celebraba ya mientras el pontífice estaba de visita en Washington y Nueva York.

    La arquidiócesis de Filadelfia organizó el encuentro con el que espera obtener una necesaria inyección de alegría y entusiasmo papal en un momento en que enfrenta un descenso en el número de fieles, problemas financieros y el peor escándalo de abusos sexuales cometidos por curas en el país.

    La arquidiócesis fue objeto de tres investigaciones de un jurado de acusación. El último, en 2011, la acusó de mantener en el cargo a más de tres docenas de sacerdotes que enfrentaban acusaciones series de abusos a pesar del compromiso asumido en 2002 por la Conferencia Estadounidenses de Obispos Católicos de expulsar a cualquier cura culpable. El mismo jurado investigador inculpó a un sacerdote que supervisaba al clero de la archidiócesis, monseñor William Lynn. Más tarde fue declarado culpable por poner en riesgo a menores, convirtiéndose en el primer responsable de la iglesia en Estados Unidos condenado por no frenar a los abusadores.

    El papa podría charlar en privado con víctimas de los abusos durante el fin de semana, un acto que líderes de la iglesia dijeron que no se anunciará hasta después de que suceda.

    La visita se presenta también como uno de los encuentros eclesiásticos más interesantes de su gira. Su anfitrión será el arzobispo Charles Chaput, que se opone abiertamente al aborto y al matrimonio gay y marca la línea más conservadora de la archidiócesis.

    Lesbianas, gays, bisexuales y transexuales católicos esperan celebrar actos independientes, incluyendo uno para padres homosexuales con sus hijos el sábado, mientras piden una mayor aceptación en el seno de la iglesia. El papa pronunció el famoso "¿Quién soy yo para juzgar?" cuando fue preguntado por un sacerdote supuestamente gay, pero también se ha reafirmado en los dictados de la iglesia sobre el matrimonio