Mujer aterrorizada por familia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - Una mujer de California, cuyo esposo e hijo están acusados de secuestrarla para realizarle un exorcismo, dice que le hicieron beber aceite y le dijeron que estaba poseída por tres demonios.

    Blanca Farías, de 41 años, declaró que fue obligada a mantenerse agazapada en el asiento trasero de una camioneta tipo pickup, tras ser recogida en Stockton.

    "Decían que yo tenía tres demonios", dijo Blanca Farías.

    Aseguró que su marido, José Magaña Farías, de 42 años, y su hijo, Víctor Farías, de 20, la convencieron de reunirse en un Walmart en el norte de Stockton. Ella ha estado separada de Magaña Farías desde enero.

    La mujer relató que le dijeron que querían hablar sobre el fallido matrimonio en una cafetería cercana, pero la llevaron a la parte trasera de una camioneta y la retuvieron en el asiento trasero mientras que un sacerdote -a quien conocía- conducía el vehículo.

    Una hora y media más tarde, aseguró, llegaron a una iglesia en Bay Point, la obligaron a entrar y la bañaron en aceite.

    "Me obligaron a tragar un poco de ese aceite", dijo Blanca Farías. "Empecé a vomitar y este sacerdote decía: `Estas poseída por el diablo. Sal de ella, sal de ella, sal de ella', hasta que me desmayé".

    Ella cree que el incidente fue motivado en parte debido a que decidió salir con otro hombre desde la separación.

    "Ellos pensaban que yo estaba loca", dijo, refiriéndose a su hijo y esposo. "Entonces porque yo no estoy contigo, ¿estoy poseída?".

    Dijo que pudo enviar un mensaje de texto a su novio actual, y las autoridades estaban esperando cuando regresó a casa. Magaña Farías y su hijo fueron detenidos inmediatamente.

    "Eso es lo que más me duele", dijo Blanca Farías. "Pues fue mi marido, con el que no he estado desde enero, y luego mi hijo, siguiendo los pasos del padre".

    El padre y el hijo son acusados de secuestro, detención ilegal y asociación ilícita para delinquir. No se prevé que el sacerdote enfrente cargos.

    Estaban detenidos en la cárcel del condado San Joaquín. No estaba claro de inmediato si tenían abogados.