¿Existe el cuerpo perfecto?