La afición pone su granito de arena al Mundial