Colombia y Polonia entre la esperanza y el ridículo