Así recibieron al campeón del Mundo en París