Compró carro usado pero cayó víctima de un fraude

La víctima dijo que un día salió de su casa y el carro ya no estaba.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Compró un BMW usado pero cayó víctima de un fraude

    El hombre dijo que compró el carro de una pareja a través de una aplicación. Al pagar por el carro y llevárselo a la casa, algo terrible sucedió. (Publicado miércoles 29 de noviembre de 2017)

    Gerardo Ayala compró un carro usado BMW por $6,000 dólares pero cuando ya tenía el carro en su posesión, se lo quitaron.

    Ayala dijo que encontró el carro BMW 2011 en OfferUP, una aplicación de compra y ventas entre particulares.

    "Me comuniqué con la persona, con el dueño del carro y me contestó y después de que nos comunicáramos a los 3 días, él vivía en Modesto y me dijo que él se ofrecía a traerme el carro", dijo Ayala.

    Ayala contó que el hombre y su esposa le trajeron el carro, todos los papeles legales, la certificación del smog, el título del carro y verificó que todo estaba bien.

    A las dos semanas, Ayala, dijo que salió de su casa, pero ya no estaba el carro.

    Ayala fue a reportar el supuesto robo a la policía, pero fue allí cuando le dijeron que "había sido una reposesión".

    Telemundo 52 Responde encontró que el vehículo había sido embargado por el concesionario de autos usados, Carmax, porque aparentemente el auto estaba pagado. Quienes le vendieron el carro a Ayala en realidad no tenían el título, ya que este se entrega hasta que la deuda termina.

    Al enviar una copa del título de carro al Departamento de Vehículos Motorizados, el DMV confirmó que el documento era falso.

    "Comprar un vehículo a personas desconocidas siempre conlleva mucho riesgo", dijo Armando Botello, Director de Comunicaciones del DMV.

    Botello recomendó que para no caer en este tipo de fraude, el comprador del carro y el vendedor deben de reunirse en una oficina del DMV, "ahí juntos el comprador y el vendedor pueden solicitar el expediente del vehículo para cerciorarse de que no deben multas, que el vehículo no ha sido robado, que no ha sido dañado o se vendió como chatarra", dijo Botello.

    Aunque Ayala visitó la dirección que aparecía en el título, los vendedores no vivían allí.

    "Quisiera que los encontraran y pagaran ellos, no que me paguen a mí el dinero, pero que paguen ellos por lo que hacen", dijo Ayala.