Coronavirus

Coronavirus en Latinoamérica: estiman que Brasil podría superar los 88,000 muertos

El gigante sudamericano se ubica segundo en el mundo por su gran número de contagios.

Telemundo

En América Latina se han registrado a la fecha más de 850,00 contagios y más de 45,500 muertos. Brasil tiene la mayor cantidad de infecciones y decesos y es el segundo país más afectado del mundo, sólo después de Estados Unidos.

En Chile murió una persona cada 29 minutos en la última jornada debido al coronavirus, para un total de 49 decesos, el mayor número diario desde la llegada de la enfermedad COVID-19 al país.

De momento, las medidas sanitarias son insuficientes para detener la escalada de nuevos casos, que a diario promedian 4,000. La mayoría de las muertes y nuevos infectados se concentran en gran Santiago, donde viven ocho de los 18 millones de chilenos, que mantiene el 93% de sus camas para pacientes críticos ocupadas. En total hay 86,943 infectados y 890 muertos en el país.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, se quejó una vez más de que “el seguimiento de las medidas de cuarentena no está siendo satisfactorio”.

Otra presión sobre el sistema sanitario son los funcionarios contagiados, 3,707 al jueves. No se informó cuántos empleados de la salud cercanos a los infectados están bajo cuarentena. En al menos un hospital de la capital, en El Carmen de Maipú, se dispuso el regreso anticipado de los funcionarios con aislamiento obligatorio, previo examen para verificar si están contagiados.

En México, mientras los partidos de oposición reclaman al gobierno cifras más claras sobre contagiados y muertos por la pandemia y los gobernadores exigen mayor control sobre los planes de reanudación de actividades en sus estados, el presidente Andrés Manuel López Obrador parece tener muy claro que, al menos él, volverá a su rutina laboral el lunes.

Por la noche, el gobierno reportó 81,400 contagios y al menos 9,044 muertos. Aunque los distintos niveles de gobierno ultiman sus planes para la reactivación de labores de forma paulatina, algo que algunos estados como Guerrero ya han adelantado que retrasarán hasta el 15 de junio, las autoridades sanitarias seguían preocupadas por mantener la ocupación hospitalaria por debajo del 80%.

Según explicó el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, eso no significa que no haya hospitales que lleguen a llenarse en un momento dado, pero se ha logrado evitar la saturación mediante un sistema por el que se activan cada vez nuevas camas en donde se necesiten, camas reconvertidas de otros centros o camas en instalaciones militares montadas para este fin.

En Argentina, donde hay 13,432 infectados y 501 muertos, las autoridades de la capital indicaron que la cuarentena podría prolongarse “entre seis y diez semanas”.

Felipe Miguel, jefe de Gabinete del gobierno capitalino, dijo que “esa es la mejor proyección que tenemos en este momento y que luego habrá que ver cómo serán esas semanas”.

El país acaba de rebasar los 100,000 muertos por la pandemia. Para ver más de Telemundo, visita now.telemundo.com

La capital y la provincia de Buenos Aires son los mayores focos de infección, con cerca de 6.600 y 4.800 infectados, respectivamente, lo que obligó a medidas más estrictas de aislamiento. Por ejemplo, la capital acotó esta semana el número de comercios que están habilitados a funcionar.

El Ministerio de Salud de Argentina precisó que, de los 706 casos detectados en las últimas 24 horas, 51% son residentes de la capital y el 44% de la provincia bonaerense.

En tanto, una de las provincias que ha relajado sus medidas de aislamiento por estar acotada la propagación de la COVID-19 es Mendoza, limítrofe con Chile, donde cientos de cafés y locales gastronómicos abrieron sus puertas con protocolos sanitarios como la limitación del número de concurrentes y el distanciamiento de los comensales.

Varias más han comenzado a permitir actividades deportivas y salidas recreativas.

En tanto Formosa y Catamarca, en el norte, no reportaron infectados por el coronavirus.

Autoridades pronostican entre 25,000 y 30,0000 muertos en próximas semanas.

Desde los Andes, Migración Colombia informó que el número de migrantes venezolanos radicados en el país descendió debido a la pandemia.

De un total de ‪1,809,872, el 56.6% —equivalente a ‪1,025,638— se encontraría en condición irregular, mientras que el restante —784,234— estaría dentro de los términos de ley o serían beneficiarios de una visa o del Permiso Especial de Permanencia. Al día de hoy, cerca de 68 mil venezolanos han retornado a su país.

En otros temas, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, anunció que la cuarentena obligatoria que finalizaría el 31 de mayo se ampliará en la ciudad por dos semanas debido al aumento de contagiados. De los 25,366 infectados en Colombia, 8,536 están en la capital, así como 223 fallecidos de un total de 822.

Por la noche, la ministra de Transporte Angela María Orozco anunció que se mantienen las restricciones al ingreso de viajeros internacionales hasta el 31 de agosto, y que a partir del 1 de septiembre se reactivaría el transporte internacional de pasajeros y se permitiría la venta de boletos para ir al extranjero. Por el momento el transporte aéreo nacional se mantiene restringido hasta nueva orden.

Orozco indicó que continuarán los vuelos humanitarios. Según la cancillería colombiana, hasta el momento se han realizado 60 y han llegado 7,200 colombianos de diferentes partes del mundo.

TLV

En Colombia se han contagiado 25,366 personas, han muerto 822 y se han recuperado 6,665.

En Bolivia, el gobierno determinó que se levante el confinamiento y se aliste para ingresar desde el lunes a una cuarentena más flexible, la cual será regulada por las autoridades locales a pesar de que los contagios siguen en ascenso. Después de una reunión de gabinete, el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz, informó que en regiones más afectadas como Santa Cruz y Beni sus autoridades determinarán las acciones a seguir.

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, adelantó que no se puede continuar con el confinamiento y alistan medidas para flexibilizarlo. Sin embargo, en Beni el gobierno adelantó un plan de un aislamiento estricto por una semana desde el lunes para detener los contagios, además de un control de brigadas médicas que irán casa por casa.

En ciudades como La Paz, El Alto y Cochabamba, entre otras, ya operarán el transporte público y los mercados con medidas de bioseguridad.

Poco antes, la presidenta interina Jeanine Áñez tomó juramento como ministra de Salud a Eidy Roca, una semana después de que destituyó al exministro Marcelo Navajas por un caso de posible sobreprecio en la compra de 170 respiradores, el cual generó un escándalo que golpeó a su gobierno.

El regreso a clases sería muy distinto y tendría drásticos cambios en todas las escuelas del estado.

En Bolivia los contagios continúan en ascenso: el miércoles se informó de 632 casos en un día, lo que marca el nivel más alto hasta la fecha, con lo que la cifra total llegó a 7,488 y 280 decesos.

Poco después, el Ministerio de Salud de El Salvador informó que el país alcanzó la fase III de la pandemia, y que se han girado lineamientos al personal médico para la atención de los pacientes, en lo que se destaca que los casos sospechosos asintomáticos o con síntomas leves serán enviados a sus casas por 14 días.

Se declara la tercera fase de la pandemia cuando el sistema de salud es insuficiente para la atención de los casos críticos.

El ministro de Salud, Francisco Alabí, informó en una reunión con los diputados de la Asamblea Legislativa que hay un incremento en la atención hospitalaria y en unidades de salud por alza de enfermedades respiratorias que podrían ser positivas a coronavirus.

Entretanto, el Banco Interamericano de Desarrollo Humano (BIID) anunció la aprobación de 250 millones de dólares para que El Salvador haga frente a los efectos sanitarios y económicos derivados de la pandemia.

Doce horas y 62 entierros. Una jornada sin respiro en la que no hay tiempo ni para rezar a los difuntos. Así es el día a día de los sepultureros del cementerio brasileño de Vila Formosa, el mayor de Latinoamérica.

El país registra 2194 casos confirmados, 39 fallecidos y 1,011 recuperados.

En tanto, Venezuela elevó su cifra de contagios a 1,316, con 11 fallecidos. Previamente, el presidente Nicolás Maduro anunció que su gobierno aspira a implementar en los próximos días un plan de flexibilización de la cuarentena, que está vigente a nivel nacional desde el 16 de marzo.

Guatemala, por su parte, registró 4,268 personas positivas al nuevo coronavirus, más 80 muertos.

“Hoy es el día en que más personas han fallecido”, dijo el ministro de Salud, Hugo Monroy. Agregó que la mayoría de las víctimas murieron debido a complicaciones de otras enfermedades como diabetes y cardiopatías, y también pacientes que habían recibido quimioterapia.

A nivel mundial se han infectado más de 5,9 millones de personas y muerto más de 359,000, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

Latinoamérica.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

En ese sentido, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, confirmó el martes en una teleconferencia de prensa que Latinoamérica "se ha convertido en el epicentro del COVID-19" y, por eso, "éste no es el momento para relajar las restricciones", sino de "permanecer vigilantes" y aplicar "agresivamente las medidas" de aislamiento.

"En América del Sur hay preocupación particular por el número de casos reportados en Brasil, que ha sido el más alto desde que comenzó la pandemia", agregó Etienne, quien proyectó además que el gigante suramericano puede llegar a las 88,000 muertes hasta agosto.

Contáctanos