Aplican terapia que “engaña al cuerpo”