Suspenden cura que asistía en Del Cerro y Tierrasanta

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Suspenden a sacerdote de San Diego

    La diócesis de San Diego asegura que no podrá ejercer en ninguna parte del mundo. Francisco Fajardo con el reporte. (Publicado miércoles 10 de octubre de 2018)

    Un sacerdote católico de San Diego ha sido suspendido por la diócesis local luego de revisar una acusación de mala conducta sexual que involucra a un adolescente desde hace décadas. 

    El padre Justin Langille, de 65 años, fue suspendido por la Diócesis Católica de San Diego y ya no se le permite funcionar públicamente como sacerdote en ninguna diócesis del mundo, según un comunicado publicado por la diócesis local. 

    Según la diócesis, Langille no ha tenido una asignación de tiempo completo desde 2013, pero ha asistido los fines de semana en St. Therese en Del Cerro y la Iglesia Católica Ascensión en Tierrasanta.

    Langille fue acusada de conducta sexual inapropiada con una adolescente a principios de la década de 1990, dijo la diócesis. El informe se llevó a la iglesia a mediados de los años 90 y se examinó una vez en 1995 y nuevamente en 2002. En ambas ocasiones, la diócesis concluyó que la alegación no estaba demostrada.

    Langille pasó una prueba de polígrafo en 2002 que fue un factor determinante importante en ese momento, según la diócesis.

    Luego de la reexaminación de su caso por parte de la Junta de Revisión Independiente (IRB, por sus siglas en inglés) de la diócesis el mes pasado, la junta informó al obispo de San Diego Robert McElroy que la acusación era creíble y McElroy aceptó los hallazgos.

    El IRB comisionó a un investigador profesional que encontró nueva información que "socavó sustancialmente la credibilidad del padre Langille y sus negaciones", dijo la diócesis. 

    "Posteriormente, la Junta de Revisión Independiente concluyó de manera abrumadora que el Padre Langille había violado los estándares de la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes en sus acciones, y por esta razón eliminé al Padre Langille del ministerio público", explicó Bp. McElroy. 

    Langille fue suspendido de su función pública como sacerdote en cualquier parte del mundo según la política de tolerancia cero de la iglesia. 

    El próximo fin de semana se hará un anuncio sobre Langille en ambas parroquias y su nombre se agregará a la lista de sacerdotes creíblemente acusados ​​que mantiene la diócesis local. 

    La diócesis dice que hace dos meses el IRB comenzó a revisar las acusaciones de abuso sexual contra los sacerdotes actuales que se evaluaron antes de que se formara la junta en 2004.

    "Sentí firmemente que incluso los casos más antiguos y previamente decididos que involucran a sacerdotes que actualmente se encuentran en servicio se beneficiarían de ser examinados por la Junta de revisión independiente", dijo Bp. McElroy. "La voz de los laicos debe escucharse sobre estos asuntos y la junta independiente, con miembros que incluyen abogados, investigadores criminales, psicólogos y una víctima de abuso del clero, brinda a la diócesis una guía y experiencia excepcionalmente valiosas". 

    Las víctimas pueden denunciar el abuso por parte del clero a la Oficina de Asistencia para Víctimas al (858) 490-8353.

    En octubre, la Diócesis de San Diego comenzó a organizar sesiones en parroquias locales donde los miembros de la comunidad y el clero podrían discutir los problemas continuos de abuso dentro de la iglesia. Hay tres sesiones más programadas.

    Ninguna otra información estaba disponible.

    Por favor, actualice esta página para obtener actualizaciones sobre esta historia. Los detalles pueden cambiar a medida que haya más información disponible.