Revelan presuntas infidelidades y mensajes privados en el caso del congresista Duncan Hunter

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Salen a luz presuntas infidelidades de Duncan Hunter

    El congresista enfrenta cargos por malversación de fondos (Publicado martes 25 de junio de 2019)

    Después que la defensa del congresista republicano Duncan Hunter acusara a la fiscalía de embarcarse en una cacería de brujas contra su cliente motivado por fines políticos, la fiscalía reveló mensajes privados, recibos y detalles de presuntas infidelidades conectadas con malversación de fondos de campaña.

    El lunes, el equipo de defensa de Hunter presentó una moción ante un tribunal federal para desestimar los cargos por uso indebido del fondo de campaña, citando supuestos sesgos políticos por parte de la procuraduría federal a cargo del caso.

    Hunter, quien representa el distrito más republicano del sur de California en el Congreso, dijo que los fiscales federales lo han atacado políticamente.

    Horas más tarde, los fiscales federales presentaron varias mociones solicitando que el acusado dejara de hablar sobre una conspiración política junto con otras solicitudes previas al juicio.

    “Tales comentarios podrán envenenar al grupo de posibles jurados antes de que comience el juicio”, afirman los documentos judiciales.

    En dichos documentos se aprecian también los numerosos recibos y estados de cuenta de tarjetas de crédito de la pareja, así como intercambios de mensajes de texto.

    Crédito de la foto: U.S. Attorney's Office

    Por primera vez, los fiscales dieron a conocer detalles de varias presuntas infidelidades.

    “Hunter gastó miles de dólares para invitar a mujeres a cenas, bebidas, y vacaciones, y para viajar de y a sus casas”, dijo David Leshner, procurador federal.

    Leshner y sus colegas alegan que Hunter vivía con una mujer cabildera en su casa de Washington D.C. después de que habría comenzado una relación en el 2009. En los documentos, dicha mujer es identificada como “Persona 14”.

    Los fondos de campaña se usaron para pagar a Hunter y “individuo 14” para hacer un viaje a Lake Tahoe a principios de 2010 (la cuenta sumó $1,008), una visita a Virginia Beach en marzo de 2010 (una cuenta de bar de $905), un concierto de Jack Ingram ese mes ($121 que incluía cerveza, nachos y alitas) y golf en junio de 2011 ($253 que incluía también cerveza, una camiseta y visera).

    En la Convención Nacional Republicana en Tampa, Florida en agosto de 2012, los fiscales alegan que Hunter comenzó un romance con una empleada del Congreso que se describe como “Persona 15”. Afirman que pagó los Uber a la casa de la mujer con fondos de campaña.

    Se acusa a Hunter de utilizar Uber para visitar a otras dos mujeres, ambas cabilderas, “personas 17 y 18” respectivamente.

    En enero de 2015, los fiscales alegan que Hunter habría comenzado una relación romántica con una mujer que trabajaba en su oficina. Esta mujer fue identificada en los documentos de la corte como “individual 16”. Se dice que Hunter usó fondos de campaña para pagar una cuenta del bar en H Street Country Club de $202 cuando salió con ella.

    Las mociones señalan que la ley federal prohíbe a Hunter el uso de fondos de campaña que normalmente tendría para la vida cotidiana, independientemente de su campaña o de sus deberes como congresista.

    Entre los recibos se encuentran los cargos realizados durante un viaje familiar a Las Vegas. El viaje en junio del 2015 le habría costado a la campaña $3,800, según los fiscales.

    Los recibos muestran que la familia habría utilizado la tarjeta de crédito de la campaña para comprar bebidas del minibar, así como del bar en la piscina llamado “Snackus Maximus”.

    Una imagen incluida en el archivo de la corte de la fiscalía muestra a Margaret y Duncan en la piscina del Ceasar’s Palace.

    Los fiscales también afirman que Hunter había usado incorrectamente de la campaña durante reuniones con sus amigos cercanos.

    Los fiscales intentarán evitar que la defensa presente en el juicio cualquier evidencia de la carrera militar y el servicio de Hunter y piden que la defensa no pueda utilizar otros ejemplos de otros miembros del Congreso que utilizan fondos de campaña de manera similar.

    El equipo de defensa de Hunter por su parte presentó una moción alegando que los procuradores estadounidenses Alana Robinson y Emily Allen asistieron a una recaudación de fondos en agosto de 2015 para la entonces candidata presidencial Hillary Clinton por razones políticas partidistas y para tomarse una foto con ella.

    Puedes leer en inglés la moción completa aquí.

    Margaret Hunter, esposa del congresista, se declaró culpable a principios de este mes por cargos de mala administración de fondos de campaña.

    Entre 2010 y 2016, Margaret Hunter dijo que ella y su esposo “a sabiendas y voluntariamente” acordaron convertir los fondos de la campaña para uso personal, según documentos judiciales.

    De acuerdo con el acuerdo de culpabilidad, la pareja realizó más de 30 transacciones ilegales por un total de más de $200,000 entre 2010 y 2016.

    El jefe de personal de Duncan Hunter y el tesorero de la campaña advirtieron repetidamente que era inapropiado usar el dinero de la campaña para gastos personales, de acuerdo con el acuerdo de culpabilidad de su esposa.

    También están acusados ​​de intentar ocultar el gasto ilegal en los informes federales de financiamiento de campañas. Los abogados de Duncan Hunter dijeron en 2017 que la pareja pagó la campaña unos $ 60,000.

    Ella enfrenta hasta cinco años en