Miles son víctimas de asaltos en el transporte público

Siete de cada 10 usuarios están indefensos ante los delincuentes.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Violencia en México

     Violencia en México

    (Publicado lunes 4 de febrero de 2019)

    Los gritos del asaltante interrumpieron la calma de los pasajeros. Con groserías y prisa, los dos jóvenes que viajaban con ellos les exigieron que les entregaran sus pertencias o los matarían.

    "Te voy a quitar la mochila y si sí lo traes te meto un plomazo", le grita uno de los delincuentes a unos de los asustados pasajeros.

    Este tipo de escenas se ha convertido en el pan de cada día de quienes se movilizan así en la capital mexicana y el Estado de México, donde todos los usuarios tienen un capítulo que contar de esta pesadilla.

    "Nos dicen muchas groserías y te amenazan", recuerda Marta Ortega, quien fue asaltada.

    Según informes oficiales, un gran número de estos robos se da en las noches o por la mañanas antes de que salga el sol, y la violencia en ellos va aumentando sin control.

    "Se suben hasta de 3 personas y con pistolas golpean a la gente y literaral, aunque seamos mujeres, ya te esculcan, ya te meten mano y no les importa ya", dice Kenny Rodríguez, quien fue asaltada en el transporte público.

    Los choferes también se convierten en presas de los asaltantes.

    "A mí otro de ellos viene y me pone una pistola y me dice que le baje de velocidad, que ya se la saben, que vienen otros atrás del autobús", dice Jorge Martínez, operador de camión.

    Incluso hay grupos de conductores que ceden a pagar derechos de piso o protección a los criminales, y cuando no lo hacen, como puede verse en este video, se desquitan con los clientes.

    "Quiero 100,000 de depósito, ayer nada más me depositaron 10,000", le dice el delincuente.

    En un intento por persuadir a los asaltantes, los dueños de la unidades han colocado cámaras para captar sus rostros e identificarlos, pero tal parece que esto es lo que menos le importa a los delincuentes.

    Porque a pesar de que las imágenes son publicadas, los criminales siguen operando porque las víctimas dicen que denunciar es una pérdida de tiempo.

    "La cifra negra es muy grande", admite Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno de Ciudad de México. 

    Y el número de hombres y mujeres que permanecen en una prisión por este delito es casi nulo.