Con sus órganos, niño de 12 años regala vida

Médicos y personal de un hospital en Querétaro lo despiden como héroe.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Donación de organos

    Donacion de organos

    (Publicado lunes 30 de julio de 2018)

    El silencio honró al héroe que permanecía inmóvil en la camilla. A su lado, los médicos y enfermeros le hacían un homenaje para agaradecerle que le regalara a otros la posibilidad de vivir.

    "Den mis ojos al hombre que nunca ha visto un amanecer, la cara de un niño o la mirada de una mujer embarazada. Den mi corazón a la persona a la que su propio corazón solo le causa días dolorosos".

    El donador solo tenía 12 años; lo atropellaron cuando jugaba con su bicicleta causándole muerte cerebral, pero sus padres lo amaban tanto que, tal y como decía la carta que le leyeron, quisieron preservar de la mejor manera su esencia.

    La donación de este menor benefició a 5 niños, algunos que durante años habían esperado un riñón, córneas o hígado, rezando día a día para que el tiempo no les ganara arrebatándoles la oportunidad de vivir.

    En esa ceremonia estuvo Irene García y dice que llegó hasta la lágrimas al despedir a ese pequeño. Le dolió su partida, pero le alegró que gracias a la familia alguien más podrá ver sonreír a sus hijos.

    "Todos hacemos ese enlace empático y sentimos exactamente esas emociones, somos humanos", dice García.

    La donación sorprendió al personal del hospital, porque en México no es algo común; la cultura de donación es miníma y la gente prefiere llevarse a la tumba lo que puede servir a otros.

    "Hay 20,000 en lista de espera", dice Manuel Ruiz, del IMSS Querétaro.

    Ángel Flores es uno de ellos, a sus 25 años solo ve cómo se van extinguiendo sus esperanzas, al igual que las de otros enfermos que viven la misma pesadilla.

    "He conocido a gente que ha estado hasta siete, ocho años, en la lista de espera", dice Flores, quien espera una donación de riñón.

    Pensando en todos ellos, la familia del pequeño entregó sus órganos, para que anime a otros a convertir su desgracia en un renacer para quienes tanto sufren.