Dinero electoral para reconstruir, clama la sociedad

El hashtag #PartidosDenSuDinero concentra la petición, pese al rechazo de políticos.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La sociedad descontenta por falta de apoyo de los políticos

    Las víctimas del terremoto señalan a la dirigencia, que brilla por su ausencia en las labores de rescate (Publicado jueves 21 de septiembre de 2017)

    La emergencia provocada por el terremoto del martes y la enorme tarea que se percibe a futuro originó una petición a la que se han sumado miles de ciudadanos: que los partidos políticos entreguen a la reconstrucción los recursos de las campañas electorales.

    Bajo el hashtag #PartidosDenSuDinero, los mensajes se multiplican en redes sociales ante el rechazo de los partidos políticos y de las autoridades electorales que la consideran ilegal.

    Desgarrador relato de niño que perdió a sus amigos por el terremoto

    [TLMD - MIA] Desgarrador relato de niño que perdió a sus amigos por el terremoto

    Más de 20 estudiantes fallecieron tras derrumbarse la escuela Enrique Rébsamen en Ciudad de México.

    (Publicado miércoles 20 de septiembre de 2017)

    La iniciativa ciudadana, que recorre redes sociales y plataformas digitales como Chang.org, busca que en principio los partidos políticos cedan al menos 20% de los recursos que les entregarán a los damnificados por los sismos.

    Si se piensa que entre partidos políticos y el Instituto Nacional Electoral (INE) ejercerán de ahora a julio de 2018 un presupuesto de casi $1,750 millones (31,000 millones de pesos), la donación sería de alrededor de $335 millones (6,000 millones de pesos).

    A esos recursos, según la propuesta ciudadana, se sumarían los recursos de un fondo nacional para desastres que contempla el Gobierno federal, lo que daría un total de $850 millones (unos 15,000 millones de pesos) para la reconstrucción.

    Sin embargo, las buenas intenciones de la propuesta ciudadana toparon con los argumentos legales de partidos políticos y autoridades electorales, que coinciden en que el dinero debe emplearse para los fines que están destinados, es decir, la campaña presidencial del 2018.