Migrantes esperan a AMLO para tomar decisiones

Si les otorga las visas de trabajo, considerarían permanecer en México.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Desayuno de Campeones
    EFE

    Miles de migrantes centroamericanos despertaron el miércoles en un complejo deportivo de Ciudad de México donde esperan a la reunión que podrían sostener el jueves con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, antes de decidir si prosiguen su camino hacia Estados Unidos.

    De acuerdo con Pueblo sin Fronteras, organización que acompaña a este masivo movimiento migratorio, en el complejo deportivo Magdalena Mixhuca, en el este de capital, se encuentran al menos 5,000 personas de la caravana que entró en México el 19 de octubre repartidas en carpas y tiendas de campaña.

    Representantes de la caravana, entre los que se encuentra el exlegislador hondureño Bartolo Fuentes, anunciaron que explicarán su situación en un encuentro con López Obrador, quien ha prometido visados de trabajo para los migrantes una vez haya asumido la Presidencia el 1 de diciembre.

    Tras esta reunión, la caravana sopesará si se queda en México o si mantiene su travesía hacia Estados Unidos.

    Ciudad de México brinda ayuda a la caravana

    [TLMD - LV] Ciudad de México brinda ayuda a la caravana

    Los migrantes de la caravana recibieron asistencia médica y ayuda en la capital mexicana.

    (Publicado martes 6 de noviembre de 2018)

    En ese caso, también deberán escoger cuál ruta emprenden hacia suelo estadounidense, donde el presidente Donald Trump ha anunciado que impedirá su entrada.

    Desde la capital mexicana, los migrantes se encuentran a 1,200 kilómetros (746 millas) si se dirigen a Texas o a unos 2,800 kilómetros (1,740 millas) si su objetivo es California.

    La primera caravana, que en un principio estaba conformada por hondureños, a los que se sumaron migrantes de otras nacionalidades, comenzó a llegar a Ciudad de México el domingo tras recorrer los estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla.

    Paralelamente, otros tres grupos de migrantes, dos de salvadoreños y uno más de hondureños, han entrado a territorio mexicano, y muchos de sus integrantes han solicitado refugio a México y permanecen retenidos en la frontera sur, mientras que otros siguen su travesía hacia el norte.