EEUU dará a México datos sobre delitos de deportados

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Los croatas fueron recibidos como héroes
    EFE
    El memorándum se firma en el marco de un programa que ya existe desde 2010 y que permite al Gobierno de Estados Unidos intercambiar con otras naciones información sobre extranjeros que han cometido crímenes en su territorio y, posteriormente, son expulsados a sus países de origen.

    WASHINGTON - El Gobierno de Estados Unidos se comprometió el jueves a compartir con México información sobre el historial criminal de los mexicanos que son deportados desde territorio estadounidense, un acuerdo que ambos países esperan que incremente la presión sobre los carteles del narcotráfico.

    El anuncio lo formuló la nueva secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, que intervino en una rueda de prensa en Washington junto a otros miembros de su Gobierno y una delegación del Ejecutivo mexicano, integrada por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, entre otros.

    "Hoy estoy orgullosa de decir que el secretario Osorio Chong y yo firmaremos un memorándum", dijo Nielsen.

    Ese memorándum permitirá a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que depende del Departamento de Seguridad Nacional, compartir con el Gobierno de México el historial criminal de los mexicanos que son deportados a su país, según detalló Nielsen.

    El memorándum se firma en el marco de un programa que ya existe desde 2010 y que permite al Gobierno de Estados Unidos intercambiar con otras naciones información sobre extranjeros que han cometido crímenes en su territorio y, posteriormente, son expulsados a sus países de origen.

    Según Nielsen, el memorándum que firmarían el jueves México y Estados Unidos permitirá "transitar" hacia una "plataforma", que autorizará al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), parte de su departamento, compartir con México datos biométricos de los mexicanos que son repatriados.

    La biometría es una tecnología de identificación que permite a las autoridades reconocer las características morfológicas de las personas, como su rostro, fondo de ojo y hasta su forma de caminar.

    Por otro lado, durante la rueda de prensa, el procurador general de México, Alberto Elías Beltrán, formuló la petición de su Gobierno para crear "grupos de trabajo" que permitan a las autoridades de Justicia de ambos países intercambiar información sobre las fuentes de financiación de los carteles del narcotráfico.

    "Evidentemente tenemos un problema con las organizaciones criminales en los dos países, pero es claro que hay que atacarlo en todo su modelo de negocio. Para hacer eso de una manera efectiva tenemos que destruir sus estructuras financieras, esto debe lograrse mediante el intercambio de información", dijo Elías Beltrán.

    "Es importante -continuó- que el Departamento de Justicia y la Procuraduría General de la República, mediante grupos de trabajo, compartan la información necesaria para atacar la estructura de los grupos, no solo necesitamos mirar los aspectos financieros, sino también el sistema empresarial que usan para mover sus recursos".

    De esa forma, el Gobierno mexicano insistió en la importancia de atacar el narcotráfico desde una perspectiva integral, desde la producción en los campos de amapolas de México, utilizadas para fabricar heroína, hasta las redes en Estados Unidos dedicadas al "menudeo", la distribución de pequeñas cantidades de droga.

    "Solo atacando todos los pasos de la cadena, podremos tener éxito en acabar con este flagelo que está castigando a nuestras dos sociedades", resaltó el canciller mexicano, Luis Videgaray, quien insistió en la idea de trabajar con Estados Unidos "con base en el principio de confianza y responsabilidad compartida".

    Al respecto y en respuesta a preguntas de la prensa, el Ejecutivo mexicano insistió en que el diálogo sobre seguridad con Estados Unidos no se verá perjudicado por el deseo del presidente, Donald Trump, de construir un muro en la frontera o la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

    "Respecto a la agenda bilateral es más lo que nos une que lo que nos divide, la seguridad de nuestras poblaciones es un bien superior para los dos gobiernos", aseguró Osorio Chong, quien consideró que, aunque los dos son países "soberanos", deben actuar sobre el principio de "buena vecindad".

    Los acuerdos del jueves se alcanzaron en el marco de la segunda ronda de negociaciones en el diálogo establecido entre los dos países para mejorar la lucha contra el narcotráfico.

    Por parte de Estados Unidos, además de Nielsen, en la reunión participaron el fiscal general, Jeff Sessions; y el secretario de Estado, Rex Tillerson, quien no apareció ante la prensa para dar declaraciones.

    El primer encuentro entre los Gobiernos de Estados Unidos y México para hablar sobre narcotráfico se produjo el pasado 18 de mayo en Washington.