los angeles

Vivir cerca de pozos petrolíferos puede afectar la función pulmonar

Aproximadamente un tercio de los residentes del condado de Los Ángeles viven a menos de una milla de un sitio de perforación activo, y algunos viven a una distancia de hasta 60 pies. 

the sun sets beyond pumpjacks operating at the Inglewood oil fields in the Baldwin Hills area of Los Angeles
Richard Vogel/AP, Archivo

Un estudio de la USC relaciona la vida junto a los pozos petrolíferos urbanos con sonidos sibilantes--sonido semejante a un siseo o silbido--y función pulmonar reducida, síntomas que padecen de manera desproporcionada las personas de color en Los Ángeles. 

En algunos casos, el daño respiratorio rivaliza con el de la exposición diaria al humo de tabaco de segunda mano o de vivir al lado de las carreteras con gases de escape de automóviles, encontraron los investigadores. 

El estudio se centró en sitios de perforación en dos vecindarios del sur de Los Ángeles, Jefferson Park y North University Park, pero podría tener implicaciones en otras partes de la región. 

Aproximadamente un tercio de los residentes del condado de Los Ángeles viven a menos de una milla de un sitio de perforación activo, y algunos viven a una distancia de hasta 60 pies. 

Funcionarios de salud le reiteran al público que las dosis son gratuitas y sin importar el estatus migratorio

“La extracción de petróleo y gas ocurre en vecindarios densamente poblados cerca de donde los residentes viven y van a la escuela”, dijo la investigadora Jill Johnston, profesora asistente de medicina preventiva en la Escuela de Medicina Keck de la USC. 

“En esta investigación impulsada por la comunidad, encontramos que vivir cerca de sitios petroleros está asociado con una función pulmonar más baja. Estos resultados persisten en todas las edades, sexo y grupos raciales / étnicos”. 

Los Ángeles es el hogar del campo petrolífero urbano más grande del país, con miles de pozos activos que extraen crudo y gas natural cerca de hogares, escuelas y parques. Algunos pumpjacks operan al aire libre, mientras que otros están ocultos dentro de estructuras que se mezclan con el paisaje urbano. 

Una investigación de Los Angeles Times el año pasado encontró que la ciudad está salpicada de 1,000 pozos abandonados que continúan exponiendo a las personas a gases tóxicos. Incluso vecindarios como Beverly Hills y las comunidades de playa todavía albergan pozos de petróleo. 

Comisionados y juez del condado Hidalgo se reunieron para ver cómo se puede volver a crear el sistema de diques que aliviaría los efectos de tiempo severo.

Los pozos activos e inactivos emiten contaminantes peligrosos del aire como benceno, sulfuro de hidrógeno, material particulado, carbón negro y formaldehído, muchos de los cuales son irritantes respiratorios conocidos. 

Para obtener más información sobre los posibles impactos en la salud de vivir cerca de los pozos de petróleo, Johnston y sus colegas se asociaron con Esperanza Community Housing, un grupo sin fines de lucro de justicia social, para capacitar a los trabajadores de salud comunitarios en métodos de reclutamiento e investigación. 

Se enfocaron en los dos vecindarios en lo alto del campo petrolero Las Cienegas en el sur de Los Ángeles, un área densamente poblada habitada por muchas familias negras y latinas de bajos ingresos. 

El sitio de perforación de North University Park está inactivo y el sitio de Jefferson Park está activo. Entre enero de 2017 y agosto de 2019, los investigadores encuestaron a 961 residentes de 488 direcciones distintas dentro de los 1,000 metros de un sitio de perforación. En promedio, los participantes habían vivido en su vecindario durante 19 años. Todos se identificaron como personas de color, incluidos 792 como hispanos/latinos, 115 como negros y 54 como asiáticos. 

Los CDC indicaron que el racismo es un sistema, que consta de estructuras, políticas, prácticas y normas, que asigna valor y determina oportunidades según la apariencia de las personas o el color de su piel. Esto da lugar a condiciones que benefician injustamente a algunos y perjudican a otros en toda la sociedad. Agregan que el racismo, tanto interpersonal como estructural, afecta negativamente la salud mental y física de millones de personas, impidiéndoles alcanzar su más alto nivel de salud y, en consecuencia, afectando la salud de EEUU.

Los investigadores recopilaron síntomas agudos de salud autoinformados y evaluaron la función pulmonar mediante la espirometría, que mide cuánto aire puede inhalar y exhalar de los pulmones, así como qué tan fácil y rápido puede expulsar el aire de los pulmones.

La función pulmonar reducida se ha asociado con un mayor riesgo de mortalidad, incluida la enfermedad de las arterias coronarias y las enfermedades respiratorias. 

Los participantes que viven cerca del sitio de perforación activo en Jefferson Park informaron significativamente más sibilancias, dolor de garganta, mareos e irritación de ojos o nariz en las dos semanas anteriores, en comparación con sus contrapartes que viven cerca de los pozos inactivos.

Entre las 747 pruebas de espirometría válidas, los participantes que vivían a menos de 200 metros de las operaciones petroleras tenían una función pulmonar reducida en comparación con los residentes que vivían a más de 200 metros de distancia, después de ajustar por edad, sexo, altura, proximidad a las autopistas, estado de asma y tabaquismo.

Te contamos de qué productos se trata según la Consumer Product Safety Commission de Estados Unidos.

En promedio, las personas del estudio tenían una función pulmonar normal; los hombres inhalaron y exhalaron un promedio de 3.6 litros de aire en las pruebas de espirometría, las mujeres 2.8 litros. Pero, en promedio, los residentes que viven a menos de 200 metros de las operaciones petroleras midieron .128 litros menos, aproximadamente media taza. 

A los que vivían a favor del viento y en las cercanías les fue aún peor, midiendo 0.296 litros menos, aproximadamente una taza y cuarto después de ajustar por otros factores. 

La reducción general observada en la función pulmonar en los residentes más cercanos a los sitios de extracción de petróleo fue mayor que lo que han demostrado los estudios nacionales sobre los impactos negativos del humo de tabaco ambiental y la vida junto a carreteras con mucho tráfico, dijo Johnston. 

Los residentes que viven a favor del viento y cerca de los pozos inactivos también mostraron una función pulmonar más baja, posiblemente debido a fugas en curso en el sitio o efectos duraderos de cuando el pozo estaba activo. 

Los ensayos servirán para ver cuán segura es entre menores de edad.

El sitio de perforación de North University Park se cerró voluntariamente a fines de 2013 debido a quejas de la comunidad y equipos defectuosos. 

“Estos impactos plantean preocupaciones de justicia ambiental sobre los efectos de la perforación petrolera urbana”, dijo Johnston. “Reducir las emisiones, aumentar la distancia entre las operaciones petroleras y los residentes, y las inversiones en energía renovable y medidas de eficiencia energética que reducen la dependencia de los combustibles fósiles en general podrían proteger la salud pulmonar de los residentes cerca de los pozos petroleros”. 

El estudio fue publicado en la revista del medio ambiente-- Environmental Research.

Derechos de autor CNS - City News Service
Contáctanos