Un estilo de crianza distinto al tradicional

Los padres de un bebé no interfieren con el género con el cual desee identificarse en el futuro.

11-29-2019 Non gender tendency 1

El nacimiento de Azul Ruelas-Brissette, en el verano de 2018, fue como cualquier otro. Pero. Su llegada al mundo inspiró a sus padres a explorar un estilo de crianza distinto. 

"Azul va a decidir quién va a ser”, dice su padre, Miguel Ruelas. “A lo mejor va a ser no binario; a la mejor mujer u hombre. No sabemos". 

Miguel Ruelas, un hombre transgénero, y su pareja Jay, consideran a su bebé de genero abierto. Esta nueva forma de educar a los menores implica que los padres no revelan el sexo a su bebé, ni usan pronombres masculinos ni femeninos sino neutros. 

"Tienen la oportunidad de ser la persona que quiere ser, la sociedad, ni su familia, nadie le dirá quién es", dice Ruelas. 

La idea es que los primeros años de la infancia de Azul se desarrollen libres de ideas marcadas sobre el género, en cuanto a cómo debería jugar, vestirse, comportarse o ser. 

Azul tiene actualmente 16 meses y sus padres han expuesto a su bebé a juguetes y libros que muestran una extensa lista de géneros. Azul viste ropa de niños y niñas y sus padres le hablan con pronombres neutros. 

California aprobó una ley que otorga actas de nacimiento determinando el género del menor como no binario en 2018. Diez estados más en el país cuentan con leyes similares. 

"Ofrecen la opción para poner no binario en los documentos del estado y también para iniciar el proceso de cambio de género", señala Edén Anai Luna, quien se define como no binario. 

Luna ofrece servicios legales en el Centro LGBT de Los Ángeles y asegura que casi todos trámites a nivel federal no reconocen el género abierto. 

"Deben de explicar otra vez y otra vez con cada oficial del gobierno", destaca Luna. 

El acta de nacimiento de Azul tiene dos guiones en la casilla de género. Sin embargo, al solicitar la tarjeta del seguro social, sus padres descubrieron que le asignaron el género masculino al bebé sin consultarlos. 

Según estudios científicos, los niños comienzan a identificar su género entre la edad de dos a tres años. Los padres de Azul están dispuestos a esperar el tiempo que sea necesario para que escoja su género.

Contáctanos