sur de Los Ángeles

Residentes de catorce casas en el sur de Los Ángeles regresan tras explosión

La detonación al oeste de la Calle 27, cerca de la Calle San Pedro, envió a 17 residentes y socorristas a hospitales, destruyó un camión del escuadrón de bombas y dañó 22 residencias, 13 negocios y 37 vehículos.

Telemundo

El jefe de policía Michel Moore anunció el martes que 14 familias pudieron volver a ocupar sus hogares en el sur de Los Ángeles tras una explosión de fuegos artificiales destructivos provocados el 30 de junio por un escuadrón de bombas de LAPD, mientras que la ciudad ha alquilado 29 unidades a largo plazo para hogares que esperan reparaciones estructurales.

La detonación al oeste de la Calle 27, cerca de la Calle San Pedro, envió a 17 residentes y socorristas a hospitales, destruyó un camión del escuadrón de bombas y dañó 22 residencias, 13 negocios y 37 vehículos.

Moore le dijo a la Comisión de Policía el martes que todos los negocios alrededor de la Calle San Pedro han podido reabrir, junto con la reanudación total del tráfico en la Calle 27. Las familias desplazadas fueron alojadas inicialmente en moteles locales, pero la ciudad ahora ha alquilado 29 unidades de “viviendas corporativas”, que según Moore eran aptas para residencias a largo plazo e incluyen cocinas.

Una de las familias afectadas por la detonación de los fuegos artificiales en el sur de Los Ángeles tiene el apoyo de una empresa de abogados, y está pidiéndole a la ciudad que los ayude con todos los daños que han sufrido.

Dieciséis estructuras residenciales permanecen desocupadas mientras las reparaciones están pendientes, incluido un complejo de apartamentos que albergaba a 14 familias, dijo Moore.

Las familias que viven en el complejo técnicamente pueden regresar, pero Moore dijo que el propietario del edificio se resistía debido a `` algunos problemas legales sobre las reparaciones''. 

Moore agregó que no tenía claros todos los detalles.

Una investigación preliminar sobre la explosión realizada por el Equipo de Respuesta Nacional de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y Explosivos (ATF) descubrió que el escuadrón de bombas del Departamento de Policía de Los Ángeles subestimó significativamente, según una evaluación visual, el peso del material explosivo que se cargaba en el camión para detonación.

Familias afectadas

El concejal Curren Price anunció un fondo de emergencia de $1 millón la semana pasada utilizando los dólares de Equidad Ambiental y Reconfiguración de la Seguridad Pública de su oficina para proporcionar vivienda a largo plazo, reparaciones y asistencia financiera a los residentes cuyas casas fueron dañadas por la explosión.

“En primer lugar, nunca debería haber sucedido y está claro que la ciudad tiene la culpa de esta explosión. Pero el daño y la destrucción ya están hechos, y ahora es el momento de restaurar a nuestras familias y reconstruir nuestra comunidad”, dijo Price.

El concejal dijo que su fondo brindará vivienda a los residentes desplazados, los ayudará con las reparaciones del hogar, incluidas las ventanas rotas, la plomería y las reparaciones estructurales, y proporcionará subvenciones sin compromiso de $ 10,000 a 25 hogares que han sido preidentificados como severamente impactado. 

Graves secuelas vive una familia hispana impactada por la explosión de un decomiso de fuegos artificiales, en un vecindario del sur de Los Ángeles, ocurrida la semana pasada.

El Fondo del Alcalde de Los Ángeles, una organización sin fines de lucro, también brindó $2,000 en asistencia en efectivo a 26 hogares afectados por la explosión.

El 19 de julio, la ciudad abrió un centro de recursos para ayudar a los residentes afectados en el YMCA, ubicada en el 1006 E. 28th St., para servir como el lugar designado donde las víctimas pueden conectarse con una amplia gama de servicios, incluidas oportunidades para presentar un reclamo, obtener referencias de salud y bienestar, así como otros servicios de apoyo. La oficina está abierta de lunes a viernes a partir de las 3 a las 6 p.m.

Investigación del hecho

El camión, que se había utilizado 41 veces anteriormente durante la última década, incluidas tres detonaciones en junio, puede contener de manera segura la detonación de hasta 15 libras de materiales explosivos para uso repetido o hasta 25 libras para uso único. que dejaría el camión fuera de servicio en el futuro.

Los técnicos de bombas siguieron los protocolos del departamento para limitar el manejo de los dispositivos explosivos y estimaron la cantidad total de material explosivo que se cargaba en el camión en 16 1/2 libras, dijo Moore el 19 de julio. El pesaje físico de los materiales del Equipo Nacional de Respuesta encontró que el la cantidad real fue de 42 libras.

Price dijo que estaba “enfurecido” por los hallazgos de que el escuadrón de bombas probablemente sobrecargó el camión con explosivos. Llamó al error “hasta ahora, uno de los errores más grandes de LAPD en la historia reciente, que ha traicionado aún más la confianza de nuestra comunidad del sur de Los Ángeles".

El jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, dijo el lunes que error humano probablemente contribuyó a una destructiva explosión de fuegos artificiales en el sur de Los Ángeles.

Moore insistió el 19 de julio en que los técnicos del escuadrón de bombas estaban “operando con las mejores intenciones '' en una situación estresante. Pero dijo que si se cometieron errores al estimar el peso del material explosivo colocado en el camión, “responsabilizaré a las personas apropiadas”.

Dijo que el escuadrón de bombas ya ha comenzado a implementar nuevos procedimientos como resultado de la explosión, incluida la presencia requerida de un oficial al mando durante futuras detonaciones. El departamento buscará las mejores prácticas de otros departamentos para evaluar qué otros cambios deberían realizarse, según Moore.

El Equipo Nacional de Respuesta de la ATF respondió a la escena el 2 de julio y llevó a cabo una investigación de una semana. Formalizará un “informe de causa y origen '' en base a su trabajo de campo, 40 entrevistas a testigos y personal, pruebas forenses y evaluación de daños y metraje de vigilancia. El informe se enviará al Centro Nacional de Entrenamiento e Investigación sobre Explosivos para su revisión, y el LAPD espera tenerlo en las próximas semanas.

Las autoridades han dicho que alrededor de 32,000 libras de fuegos artificiales se estaban almacenando en una casa en East 27th Street para su venta.

El residente de la casa, Arturo Ceja III, de 27 años, fue acusado de transportar ilegalmente toneladas de explosivos. Su presentación en corte está programada para el 2 de agosto.

Los fiscales dijeron que Ceja compró la mayoría de los explosivos a un comerciante en Pahrump, Nevada.

Contáctanos