Los Ángeles

En suspenso la libertad condicional de una exdetective de LAPD que mató a la esposa de su ex en 1986

Stephanie Lazarus fue condenada en 2012 por matar a Sherri Rasmussen, una enfermera de 29 años que fue asesinada a golpes y tiros en el apartamento que compartía con su esposo de tres meses, John Ruetten.

Getty Images

LOS ÁNGELES - Esta semana se retrasó la posibilidad de libertad condicional para una exdetective de la policía de Los Ángeles que cumplía una sentencia de cadena perpetua por el asesinato de la esposa de su exnovio en 1986.

Stephanie Lazarus fue condenada en 2012 por matar a Sherri Rasmussen, una enfermera de 29 años que fue asesinada a golpes y tiros en el apartamento que compartía con su esposo de tres meses, John Ruetten.

Un comité selecto de la Junta Estatal de Audiencias de Libertad Condicional determinó en noviembre que Lazarus era elegible para la libertad condicional. La junta en pleno tomó su caso el lunes y luego votó a favor de ordenar una audiencia de rescisión, remitiendo el caso a un panel inferior para considerar si rescindir la recomendación anterior.

Las hermanas y el viudo de Rasmussen dieron un emotivo testimonio durante la audiencia del lunes sobre su dolor y describieron a Lazarus como una criminal intrigante que utilizó su entrenamiento policial para encubrir el asesinato.

Ruetten le dijo a la junta que no cree que Lazarus, a quien se refirió sólo como "la reclusa", sienta remordimiento. Indicó que ella participó en un "engaño hábil" y sólo confesó el crimen durante una audiencia el año pasado para obtener la libertad condicional.

"No creo que ella comprenda la amplitud y profundidad del sufrimiento que ha causado", expresó Ruetten entre lágrimas.

Entre quienes hablaron en nombre de Lazarus se encontraba Erin Runions, profesora universitaria que cofacilita un taller de escritura para personas encarceladas dentro de la Institución para Mujeres de California. Habló del "crecimiento espiritual" de Lazarus y su compromiso de obtener títulos avanzados mientras está tras las rejas para estar lista para encontrar un trabajo y contribuir a la comunidad si es liberada.

"He visto a una persona que está arrepentida, que se preocupa y que está muy dispuesta a reinsertarse en la sociedad", dijo Runions durante la audiencia.

La oficina del gobernador había pedido a la junta en abril que revisara el plan para poner en libertad condicional a Lazarus. John Taylor, abogado de la familia de Rasmussen, indicó que se sintió aliviado por la decisión del lunes.

"Esperamos participar en la audiencia de rescisión y esperamos que se rescinda la concesión de libertad condicional", expresó Taylor el martes. Dijo que esperaba que la audiencia se programara dentro de unos cuatro meses.

Lazarus no se presentó ante la junta el lunes.

En su juicio hace 12 años, los fiscales se centraron en la relación romántica entre Lazarus y Ruetten después de graduarse de la universidad. Afirmaron que la mujer estaba consumida por los celos cuando Ruetten decidió casarse con Rasmussen.

El caso se basó en el ADN de una marca de mordedura que, según los fiscales, la asesina dejó en el brazo de la víctima.

Lazarus no era sospechosa en 1986 porque los detectives creían que dos ladrones que habían atacado a otra mujer en el área eran los culpables de la muerte de Rasmussen. Sin embargo, el expediente del caso sí la menciona, debido a su relación con Ruetten.

En ese momento no se encontró ningún sospechoso y el caso quedó congelado hasta mayo de 2009, cuando agentes encubiertos siguieron a Lazarus y obtuvieron una muestra de su saliva para compararla con el ADN dejado en la escena del crimen original, dijo la policía.

Los fiscales sugirieron que Lazarus sabía que debía evitar dejar otras pruebas, como huellas dactilares. La idea de que la saliva de una mordedura pudiera ser su perdición era inconcebible en 1986, cuando el ADN no se utilizaba como herramienta forense.

Lazarus ascendió en las filas del Departamento de Policía de Los Ángeles y se convirtió en detective a cargo de falsificaciones y robos de arte.

Contáctanos