Ex-aeromoza recibe sentencia en caso de cocaína

La mujer trató de contrabandear casi 60 libras de la droga.

Una ex aeromoza de JetBlue Airways fue sentenciada hoy a dos años de prisión en una cárcel federal y tres años de libertad supervisada por intentar contrabandear casi 60 libras de cocaína por un valor de hasta 3 millones de dólares en su equipaje de mano, y luego huir cuando fue sometida a una revisión de equipaje en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles (LAX).

La decisión de un juez federal en Los Ángeles tomó en cuenta la cooperación de Marsha Gay Reynolds, de 33 años, con la fiscalía. Reynolds ya ha estado bajo custodia de las autoridades por dos años y es probable que sea liberada en breve.

Ella podría haber sido sentenciada a hasta 10 años en una prisión federal.

Reynolds corrió por una escalera mecánica y salió de LAX, dejando atrás su equipaje, después de que fue seleccionada aleatoriamente para una revisión secundaria, el 18 de marzo de 2016. Al día siguiente, trabajó en un vuelo de JetBlue de regreso a Nueva York y se entregó a los agentes de la Administración Antidrogas de Estados Unidos.

Ex participante de un concurso de belleza en Jamaica y atleta de pista de la Universidad de Nueva York, Reynolds había sido empleada de JetBlue durante seis años. Su arresto ganó la atención de los medios nacionales.

El descubrimiento de drogas se hizo en la Terminal 4 por un oficial de seguridad de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) que estaba examinando las bolsas de mano de la aerolínea como parte de una búsqueda aleatoria. Como miembro de la tripulación, Reynolds ordinariamente pasaría por alto la detección de bolsas.

Cuando el oficial de la TSA condujo a Reynolds a un lugar donde la registrarla, hizo una llamada telefónica, hablando con un fuerte acento jamaicano, luego se quitó los tacones altos de Gucci, corrió escaleras abajo y salió de la terminal.

Reynolds se declaró culpable en diciembre de 2016 de un solo cargo federal de conspiración para poseer con la intención de distribuir cocaína. El cargo de delito grave se castiga con una pena mínima de prisión obligatoria de 10 años, de acuerdo con la Oficina del Fiscal de Estados Unidos.

El proveedor de Reynolds, el ciudadano jamaiquino Gaston Brown, fue declarado culpable en febrero de un juicio por conspiración para poseer con la intención de distribuir la droga y otros cargos federales. Reynolds testificó en su contra en la corte federal de Los Ángeles a cambio de beneficios no especificados por parte de los fiscales.

La ex aeromoza -una ciudadana estadounidense que había estado viviendo con su familia en Queens, Nueva York- recibió un pago de miles de dólares por contrabando de drogas y dinero a través de LAX y el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York en unas 10 ocasiones, comenzando en octubre de 2015. La mujer utilizaba la ventaja de ser miembro de la tripulación para evitar el control de seguridad en ambos aeropuertos, dijeron los fiscales.

Se descubrió que el equipaje abandonado de Reynolds contenía 11 paquetes envueltos individualmente, etiquetados “Big Ranch”, que fueron llevados a la División de Ciencia Forense de la policía de Los Ángeles, donde los contenidos dieron positivo por cocaína, según documentos judiciales.

“Se necesita un delincuente muy audaz para atravesar el aeropuerto y volver al día siguiente y huir del distrito”, dijo la fiscal federal estadounidense Reema M. El-Amamy después de una audiencia anticipada en el caso.

Después del arresto de Reynolds, Brown, de 41 años, huyó a Jamaica con un nombre falso. Su sentencia está programada para agosto.

Luego del fracasado intento de contrabando de drogas, Marshall McClain, presidente de la Asociación de Oficiales de Policía del Aeropuerto de Los Ángeles, solicitó un escrutinio del 100 por ciento de todos los empleados del aeropuerto.

Contáctanos