condado de Orange

Programa piloto busca ayudar a personas con delitos considerados no graves

El programa es una segunda oportunidad para personas que cometieron un delito menor y en vez de pagar con servicio comunitario solo tendrán que cumplir con lo que dictamina el programa.

Brandon Benavente, 26, pleaded guilty to 11 felonies related to sexual assault, financial and elder abuse and theft.
Getty Images

El fiscal del condado de Orange pondrá en marcha un programa piloto para ayudar a personas que cometan delitos considerados no graves, a recibir tratamientos contra el abuso de sustancias y asistencia médica mental de ser requerido.  

El programa es una segunda oportunidad para personas que cometieron un delito menor y en vez de pagar con servicio comunitario solo tendrán que cumplir con lo que dictamina el programa.

Las personas que cometan delitos menores podrían borrarlos de su historia, siempre y cuando cumplan con los requisitos del programa “First Point” que fue dado a conocer por el fiscal del condado de Orange, Todd Spitzer.

“Lo que estamos tratando es de ayudar, y que los delitos en donde no ha habido daño a otras personas, o sea que sean menores, se puedan quitar del récord del individuo”, dijo José Flores, detective de la fiscalía del condado de Orange.  

El objetivo es brindar a quienes han violado la ley con algún delito considerado menor, la oportunidad de seguir con su vida cotidiana sin que le afecte a la hora de buscar trabajo o querer inscribirse en alguna institución educativa. 

“Esta es otra oportunidad para aquellos que han estado en el lugar equivocado o han cometido un delito y ahora se arrepienten de enderezar sus vidas como una segunda oportunidad”, agregó el detective Flores.  

Un operativo contra el tráfico humano en el condado de Orange resultó en el arresto de 56 personas y 16 víctimas rescatadas.

El programa también asistirá con ayuda de servicio mental y tratamiento para adictos, en donde varias agencias del orden público del condado ya forman parte. 

“En estos momentos el departamento del alguacil del condado de Orange, la Policía de Irvine, Seal Beach ya están implementando este programa y se espera que más ciudades se sumen”, dijo Flores.

Juan Ramírez sabe lo difícil que es conseguir un buen empleo cuando se tiene algún delito en el historial, por lo que escuchar que esta iniciativa podría ayudarlo le parece una buena noticia, expresó. 

Un padre de familia se ahoga en la incertidumbre y la angustia. Su hijo de dos años, estadounidense, se encuentra con su madre muy cerca del lugar del conflicto y desesperado busca la manera de traerlo de regreso a su casa.

“Claro que afecta, tienes que poner esa información en la solicitud de empleo y muchas veces no te dan trabajo, por eso”, dijo Ramírez, residente de Orange. 

Quienes se inscriban deberán de permanecer 10 meses en el programa una vez concluido, los participantes serán evaluados y se determinará si quedan libres de cargos criminales o se serán procesados por delitos menores. 

El programa entró en marcha hace una semana.

Contáctanos