Niños en la frontera

Conmovedor reencuentro: padres migrantes separados de sus hijos regresan a EEUU

Nueve habían sido deportados y se reunieron con los niños que no habían visto en un año y medio.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Más de 4,000 niños fueron separados de sus padres antes y durante el inicio oficial de la tolerancia cero en la primavera de 2018.
  • En junio de 2018, la jueza de distrito de Estados Unidos, Dana Sabraw, ordenó al gobierno que dejara de separar a las familias y reuniera a padres e hijos.
  • Estados Unidos ha detenido las separaciones a gran escala pero ha implementado políticas para evitar que muchos solicitantes de asilo ingresen al país.

Nueve padres que fueron deportados cuando la administración Trump separó a miles de familias migrantes regresaron a Estados Unidos la noche del miércoles para reunirse con niños que no habían visto en un año y medio.

El grupo llegó al aeropuerto internacional de Los Ángeles desde la ciudad de Guatemala en un viaje organizado por orden de un juez federal que descubrió que el gobierno de los Estados Unidos les había impedido ilegalmente buscar asilo. Un defensor de asilo confirmó que los nueve padres estaban a bordo del vuelo.

Algunos de los niños estaban en el aeropuerto para saludarlos, incluido Byron, el hijo de 9 años de David Xol.

David cayó de rodillas y abrazó a Byron entre lágrimas durante unos tres minutos, acariciando la parte posterior de la cabeza de su hijo.

"Era pequeño", dijo David después de ponerse de pie. Miró a su abogado, quien lo acompañó en el vuelo, levantó la mano hasta el pecho y dijo: "Creció mucho".

David, Byron y su abogado, Ricardo de Anda, se unieron en un triple abrazo e intercambiaron palabras en su grupo. Byron era todo sonrisas. Padre, hijo, abogado y patrocinador familiar salieron ansiosos del aeropuerto hacia su hotel.

La reunión fue un poderoso recordatorio de los efectos duraderos de la política de separación de Trump, incluso cuando la atención y la indignación se han desvanecido en medio de los procedimientos de juicio político y las tensiones con Irán.

Pero también subrayó que cientos, potencialmente miles de otros padres e hijos aún están separados casi dos años después de que la política de tolerancia cero en los cruces fronterizos no autorizados entró en vigor.

"Todos se sacaron la lotería en cierta forma", dijo Linda Grimm, una abogada que representa a uno de los padres que regresan a los Estados Unidos. "Hay tantas personas que han quedado traumatizadas por la política de separación familiar cuyo dolor no va a ser reparado ".

Se sabe que más de 4,000 niños fueron separados de sus padres antes y durante el inicio oficial de la tolerancia cero en la primavera de 2018. Según la política, los agentes fronterizos acusaron a los padres en masa de cruzar ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México, y luego colocaron a sus hijos en instalaciones gubernamentales, incluidos algunos "refugios para menores de edad" creados para bebés.

Estados Unidos ha reconocido que los agentes separaron a las familias mucho antes de que impusieran tolerancia cero en toda la frontera sur, sus agencias no registraron las separaciones de manera adecuada, y algunos centros de detención estaban superpoblados y mal abastecidos, y a las familias se les negó comida, agua o atención médica.

En junio de 2018, la jueza de distrito de Estados Unidos, Dana Sabraw, ordenó al gobierno que dejara de separar a las familias y reuniera a padres e hijos.

El viernes decenas de padres de familias tuvieron la oportunidad de abrazar de nuevo a sus hijos que tenían décadas sin ver, y aunque se hablaban por teléfono o a través de las redes sociales, un abrazo físico no tiene precio.

Al menos 470 padres fueron deportados sin sus hijos. Algunos de los niños fueron retenidos en instalaciones del gobierno de Estados Unidos y finalmente fueron colocados con patrocinadores. Otros fueron deportados a sus países de origen.

Surgieron historias de muchos padres a quienes se les pidió que firmaran documentos que no podían leer o comprender o que se les negó la oportunidad de solicitar asilo de una manera que violaba la ley federal.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos remitió una solicitud de comentarios al Departamento de Justicia, que no respondió.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que presentó la demanda de separación familiar original ante Sabraw, le pidió al juez que ordenara el regreso de un pequeño grupo de padres cuyos hijos permanecieron en Estados Unidos. En septiembre, Sabraw exigió a Estados Unidos que permitiera que 11 padres volvieran y negó el alivio a otros siete.

El abogado de la ACLU, Lee Gelernt, dijo que Sabraw dejó en claro que solo ordenaría el regreso de las personas "que fueron engañadas o forzadas a renunciar a sus derechos de asilo". Eso dejaría a otros padres que huyeron de la violencia, pobreza y persecución decidir si desean que sus hijos sean devueltos a sus países de origen o permanezcan en los Estados Unidos sin ellos.

"Muchos van a tomar la decisión que las generaciones de padres inmigrantes han tomado: dejar a su hijo en los Estados Unidos y soportar la dificultad de la separación, pero hacerlo por la seguridad de su hijo", dijo Gelernt.

Xol dijo que después de que él y su hijo de 7 años, Byron, cruzaron la frontera, fueron llevados a un centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en el sur de Texas. Xol fue acusado de entrada ilegal el 19 de mayo de 2018.

Dos días después, Xol dijo que un oficial le dijo que firmara un documento que permitiría que él y Byron fueran deportados juntos. Si no firmaba, Byron sería dado en adopción y Xol sería detenido por al menos dos años.

Xol firmó el documento, solo para que Byron fuera llevado y luego deportado a Guatemala. Byron fue colocado en instalaciones gubernamentales durante 11 meses.

El abogado de la familia, Ricardo de Anda, persuadió a un tribunal federal para que obligara a los Estados Unidos a permitir que una familia de Texas acoja a Byron. Desde mayo de 2019, Byron ha vivido con Holly y Matthew Sewell y sus dos hijos, con videollamadas regulares a su familia.

Holly Sewell trajo a Byron, ahora de 9 años, para encontrarse con su padre en el aeropuerto. Planearon regresar a Texas para empacar y prepararse para que Byron se mude con su padre una vez que Xol se establezca en California. Antes de la reunión, Byron seguía preguntando a Sewell, su cuidador, cuándo las autoridades de inmigración dejarían entrar a su padre.

"Ya casi están aquí, lo estás haciendo muy bien", dijo. "Cuenta hasta 1,000".

"999", respondió Byron.

Sewell dijo que estaba encantada de que Byron pudiera volver a ver a su padre, pero criticó duramente el trato que el gobierno de Estados Unidos da a los solicitantes de asilo.

Se esperaba que Esvin Fernando Arredondo estuviera en el avión. El padre de Guatemala fue separado de una de sus hijas, Andrea Arredondo, que entonces tenía 12 años y ahora 13, luego de que se entregaron el 16 de mayo de 2018 en un cruce de Texas y solicitaron asilo legalmente, según Grimm, su abogado. Falló una evaluación inicial y acordó regresar a Guatemala.

Según el fallo de Sabraw, el gobierno deportó a Arredondo incluso después de que el juez había ordenado que las familias se reunieran y, posteriormente, prohibió a los funcionarios estadounidenses retirar a cualquier padre separado de su hijo. Ahora se le está dando una segunda oportunidad de asilo bajo la orden judicial.

Andrea estuvo separada de toda la familia durante aproximadamente un mes, viviendo en un refugio mientras el gobierno luchaba por conectar a los niños con sus padres porque carecían de sistemas de seguimiento adecuados. Finalmente se reunió con su madre, quien se entregó en el cruce de Texas con las otras dos hijas cuatro días antes que su esposo, el 12 de mayo de 2018.

Ella y sus dos hijas pasaron la entrevista de selección inicial de asilo, a diferencia de su esposo, a pesar de que huían por la misma razón. Su hijo Marco, de 17 años, fue asesinado a tiros por presuntos pandilleros en la ciudad de Guatemala.

La esposa de Arredondo, Cleivi Jerez, de 41 años, llegó a LAX menos de una hora antes de que el vuelo aterrizara con sus tres hijas, de 17, 13 y 7 años.

"Muchos nervios, anoche no pude dormir", dijo en español en una entrevista después del aterrizaje del vuelo.

Jerez dijo que planeaba quedarse despierta hasta tarde para ponerse al día con su esposo. Ella también planeaba descansar en su casa de Los Ángeles mañana, poniéndose al día con sus 17 meses de diferencia antes de que él tenga que presentarse en una oficina de ICE el viernes en San Diego. Alison Arredondo, de 7 años, dijo que extrañaba ir al parque con su padre y que quería ir a uno con él en Los Ángeles.

Si bien Estados Unidos ha detenido las separaciones a gran escala, ha implementado políticas para evitar que muchos solicitantes de asilo ingresen al país. Bajo su política de "Permanecer en México", a más de 50,000 personas se les ha dicho que esperen allí durante semanas o meses para las fechas de corte en los Estados Unidos. La administración Trump también está aumentando las deportaciones de centroamericanos a otros países de la región para solicitar asilo allí.

"La gente quiere hacer de esta una historia conmovedora, pero no lo es. Es devastador ", dijo Sewell. “Simplemente no hay una buena razón por la que tuvimos que hacerle esto a este niño y esta familia. Y simboliza a miles de otros que se han puesto exactamente en la misma posición ".

Contáctanos