sur de los angeles

Mujer de 71 años asegura que fue desalojada de su casa en plena pandemia

Amaya dijo que hizo un reporte policial y que ha hecho intentos de recuperar sus cosas sin éxito.

Telemundo

Una mujer de 71 años denuncia que de un día para otro fue desalojada en plena pandemia de una residencia en la que vivía hace más de 6 años en el sur de Los Ángeles, y dice que hasta ahora no ha logrado sacar sus pertenencias.

Marta Amaya dice que depende de medicamentos, así como todos sus documentos, que asegura aún están allí, y es por eso que ahora grupos que defienden los derechos de los inquilinos se están preparando para protestar por lo que le ha ocurrido.

“Sin decirme ni media palabra, me pusieron candado”, dijo Amaya.

Amaya, una inmigrante salvadoreña de 71 años que padece de varios problemas de salud, le contó a Telemundo 52 que de un momento a otro, la semana pasada cuando regresó del mercado, le impidieron entrar al garage convertido ilegalmente que rentaba.

“A mí lo que me urge es mi medicina, mis identificaciones, mi ropa”, señaló Amaya.

Amaya dijo que hizo un reporte policial y que ha hecho intentos de recuperar sus cosas sin éxito.

Asegura que la primera vez fue sola a la residencia y luego fue con la policía, y ni así quisieron dejarla recoger sus pertinencias.

Amaya relató que había recibido una notificación de desalojo para mayo por parte de los dueños, pero luego con cartas del Departamento de Vivienda de la Ciudad de Los Ángeles en abril, y en junio subsecuentemente le alertaron a ella y a los propietarios que no debía ser desalojada, esto a causa de las ordenanzas locales que existen que prohíben los desalojos en plena pandemia.

No está claro si los dueños respondieron a estas notificaciones de la ciudad con otros argumentos legales.

Con la voz entrecortada, Amaya contó como se siente tras lo ocurrido.

“Yo me he sentido muy mal, pero yo sé que hay personas buenas que me ayudan”, dijo.

Unos documentos demuestran que Amaya ha recibido $20 mil dólares para reubicarse, pero aún no ha encontrado un nuevo hogar, y por el momento una buena samaritana le ha dado hospedaje.

Grupos que defienden a los inquilinos han calificado este desalojo como ilegal, porque por la pandemia no hay nueva orden de desalojo.
 
Telemundo 52 intentó de comunicarse con los propietarios en persona, llamando a un número de teléfono listado de la residencia para escuchar su versión, pero hasta el momento no se ha podido conversar con ellos.
 
Esta noche, grupos que defienden a los inquilinos preparan una protesta frente a la casa de la señora Amaya, y afirman que lo más preocupa es que Amaya consiga donde vivir, ya que en diciembre debe someterse a una operación de una pierna.

Contáctanos