van nuys

Acusan de tráfico sexual infantil a líder de iglesia filipina en Van Nuys

Apollo Carreo Quiboloy, de 71 años, es el líder de la iglesia Reino de Jesucristo, fundada en 1985. La iglesia afirma tener 6 millones de miembros en unos 200 países.

CHURCH-cross-generic
Getty Images

El líder de una iglesia con sede en Filipinas fue acusado de tener relaciones sexuales con mujeres y niñas menores de edad que enfrentaron amenazas de abuso y "condenación eterna" a menos que atendieran al autoproclamado "hijo de Dios", anunciaron los fiscales federales el jueves.

Apollo Carreon Quiboloy y dos de sus principales administradores se encuentran entre las nueve personas nombradas en una acusación de reemplazo devuelta por un gran jurado federal la semana pasada y revelada el jueves.

La acusación incluye a tres administradores de la iglesia de Quiboloy con sede en Los Ángeles que fueron acusados ​​el año pasado. La nueva acusación también nombra a un administrador de la iglesia en Hawai.

Quiboloy, de 71 años, es el líder de la iglesia Reino de Jesucristo, fundada en 1985. La iglesia afirma tener 6 millones de miembros en unos 200 países. Su sede en Estados Unidos se encuentra en el área de Van Nuys en Los Ángeles.

La iglesia respaldó la candidatura de 2016 del presidente filipino Rodrigo Duterte, un amigo cercano de Quiboloy. Duterte utilizó el programa de radio y televisión del grupo en la ciudad sureña de Davao para expresar sus puntos de vista sobre temas cuando era alcalde de la ciudad portuaria del sur.

Quiboloy afirma ser "el hijo designado de Dios" y en 2019 afirmó que evitó que un gran terremoto azotara el sur de Filipinas.

La acusación formal contiene una serie de cargos, que incluyen conspiración, tráfico sexual de niños, tráfico sexual por la fuerza, fraude y coacción, fraude matrimonial, lavado de dinero, contrabando de efectivo y fraude de visas.

Se cree que Quiboloy está en Filipinas. Los correos electrónicos en busca de comentarios de Israelito Torreón, el abogado de la iglesia en ese país, no fueron respondidos de inmediato.

La acusación formal acusa a Quiboloy y otros de reclutar mujeres y niñas, típicamente de 12 a 25 años, como "pastorales" que cocinaban sus comidas, limpiaban sus casas, lo masajeaban y viajaban con él por todo el mundo. Algunas también tuvieron relaciones sexuales con Quiboloy en horarios programados. "Turno de noche", incluidos algunos menores, como una niña de 15 años, según la acusación.

Sochil Martín dijo que solo aspira justicia para ella y para el resto de las víctimas, incluyendo aquellas cuyos casos no han salido a la luz. Para más historias de Telemundo, visita now.telemundo.com.

Fueron obligados a realizar un "servicio nocturno" bajo "la amenaza de abuso físico y verbal y condenación eterna", según la acusación.

Quiboloy y los demás también están acusados ​​de traer miembros de la iglesia a los EE. UU. Con visas de estudiante obtenidas de manera fraudulenta o matrimonios falsos para solicitar donaciones para la caridad de la iglesia, con sede en el suburbio de Glendale en Los Ángeles.

Los trabajadores que lograron escapar de la iglesia le dijeron al FBI que trabajaban todo el año y eran golpeados y abusados ​​psicológicamente si no cumplían con las cuotas diarias, según documentos judiciales de la acusación anterior. Algunos describieron tener que vivir en automóviles en las paradas de camiones.

Se suponía que el dinero para la organización sin fines de lucro Children’s Joy Foundation USA beneficiaría a los niños pobres de Filipinas. Pero los fiscales dijeron que la mayor parte financió las operaciones de la iglesia y el lujoso estilo de vida de Quiboloy y otros líderes de la iglesia.

Se enviaron al menos $ 20 millones a la iglesia en Filipinas entre 2014 y 2019, según una declaración jurada del FBI presentada con la acusación anterior.

Contáctanos