boyle heights

Inquilinos jubilados logran detener el aumento de sus rentas

Los inquilinos del complejo “Coronel Village”, para personas de la tercera edad, se habían preparado hoy para protestar el aumento de sus rentas, pero en cambio es reunieron para celebrar una victoria.

Telemundo

Inquilinos de la tercera edad en Boyle Heights ganaron una batalla contra un aumento del 30 al  el 60% de su renta.

Los inquilinos del complejo “Coronel Village”, para personas de la tercera edad, se habían preparado hoy para protestar el aumento de sus rentas, pero en cambio es reunieron para celebrar una victoria.

“Gracias a Dios, porque no podíamos hacer nada, no tenemos fondos, no trabajamos”, dijo Cristina Colón, habitante de Coronel Village.

Hace dos meses los inquilinos de Coronel Village recibieron una notificación de un aumento de renta entre  $250 a $500 dólares, pero muchos de ellos, como la señora Berta Rodríguez,  mantienen un sueldo fijo.

“Es una cantidad demasiado alta para nosotros, ya que uno está jubilado”, dijo Rodríguez, inquilina de Coronel Village.

En su batalla por mantener el precio de su renta, adultos de la tercera edad en el edificio 935 de la avenida S. Boyle se pusieron de acuerdo para luchar.

"Hicieron una campaña a través de las redes sociales para llamar la atención y obtener el apoyo de la comunidad. Mucha gente le empezó a llamar al dueño, diciéndole que elimine los incrementos, dijo Fernando Ramírez, miembro de la Unión de Vecinos y Sindicato de Inquilinos.

Ellos aseguran el incremento no era solo injusto sino ilegal, y es que de acuerdo a la ciudad de Los Ángeles, por ser vivienda asequible, el dueño de la propiedad tiene que buscar aprobación con el condado antes de tomar cualquier paso.

“No nos pueden sacar, porque no hay ley para sacarnos de los apartamentos. Yo ya tengo nueve años viviendo aquí, y no me van a sacar nomás así, porque si”, dijo Ofelia Arias, ama de casa.

Muchos de los inquilinos fueron afectados por la pandemia, en donde tuvieron que gastar sus ahorros para recibir atención médica y aseguran no poder solventar un incremento del 30-60% de su renta, asegura Elvira Barreles, voluntaria que les entregó comida durante los tiempos de COVID-19. 

“Llegamos y dejamos la comida al frente, nomás de su puerta porque algunos si se contagiaron con el coronavirus”, añadió Barrales.

Después de esfuerzos conjuntos, el 27 de octubre recibieron una carta en donde el dueño de “Coronel Village” aseguró que la renta iba a permanecer.

“Los dueños no saben de lo que tienen que hacer o se hacen, y son los inquilinos que tienen que saber sus derechos para poder pelear y ganar”, dijo Ramírez, miembro de la Unión de Vecinos y Sindicato de Inquilinos de Los Ángeles.

Los inquilinos aseguran que la lucha no ha terminado, ya que los departamentos cuentan con muchas fallas eléctricas y de agua, que no han sido atendidas.

Contáctanos