COVID-19 en Los Ángeles

El condado de Los Ángeles supera las 1,000 hospitalizaciones por COVID-19 desde finales de septiembre

El aumento de hospitalizaciones por COVID-19 en el condado de Los Ángeles ha sido rápido, saltando un 30% durante la última semana. Hace un mes, el 27 de noviembre, el estado reportó solo 568 pacientes con virus en el condado.

GETTY IMAGES

Por primera vez desde finales de septiembre, el número de personas en los hospitales del condado de Los Ángeles con COVID-19 superó los 1,000 el martes, haciéndose eco de una fuerte tendencia al alza en las infecciones y un aumento dramático en la tasa de personas que dan positivo por el virus.

De acuerdo con las cifras del estado, hubo 1,069 pacientes positivos de COVID-19 en los hospitales del condado de Los Ángeles a partir del martes, frente a 966 el lunes. De esos pacientes, 207 estaban siendo tratados en cuidados intensivos, frente a los 200 del día anterior.

El aumento está siendo observado de cerca por los funcionarios de salud pública, que están preocupados porque los hospitales, que ampliaron su capacidad para manejar el número de pacientes de COVID-19 que superó los 8,000 en enero pasado, están menos equipados para hacer frente a un aumento tan intenso este invierno debido a varios factores, en particular una caída en la dotación de personal.

El aumento de hospitalizaciones por COVID-19 en el condado de Los Ángeles ha sido rápido, saltando un 30% durante la última semana. Hace un mes, el 27 de noviembre, el estado reportó solo 568 pacientes con virus en el condado.

También está aumentando rápidamente la tasa de personas que están dando positivo al virus.

Según el Departamento de Salud Pública del condado, la tasa diaria promedio de siete días de personas que dieron positivo por el virus aumentó al 14.5% a partir del martes. Hace una semana, la tasa era del 3%. El 22 de noviembre era del 0.9%.

No se descarta que se exija la vacunación para viajar en vuelos domésticos.

La repentina y rápida propagación del virus se atribuye directamente a la variante Ómicron del virus, que según los expertos se transmite fácilmente de persona a persona. Incluso las personas completamente vacunadas son susceptibles a la infección por Ómicron, aunque los funcionarios de salud dicen que tienen menos probabilidades de enfermarse gravemente, terminar hospitalizadas o morir. La directora de Salud Pública del condado, Barbara Ferrer, dijo la semana pasada que las personas no vacunadas tienen 21 veces más probabilidades de ser hospitalizadas que las vacunadas.

El martes, el condado informó otras 9,473 nuevas infecciones por COVID-19, lo que eleva el número total acumulado de infecciones pandémicas a 1,632,893.

También se informaron otras 22 muertes relacionadas con el virus, lo que aumentó el número de muertos del condado a 27,576.

Las autoridades han dicho que alrededor del 90% de las muertes por COVID-19 durante la pandemia ocurrieron en personas que tenían problemas de salud subyacentes. Las afecciones más comunes son la hipertensión, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Ferrer dijo la semana pasada que el condado no está considerando de inmediato volver a una cuarentena u otras restricciones severas sobre la actividad pública, pero todo depende de las acciones que tomen los residentes para frenar la propagación del virus.

“Siempre he sido transparente y honesta que con una variante como Ómicron y potencialmente otras variantes que podrían ocurrir en el futuro, cada opción que tengamos tiene que estar sobre la mesa. Cada herramienta que tengamos tiene que estar disponible para que podamos proteger la vida y los medios de subsistencia de las personas y evitar la abrumación de los hospitales”, dijo.

Estados Unidos agregó recientemente dos nuevas armas a su pequeño arsenal contra el coronavirus: píldoras que los pacientes pueden tomar en casa para tratar el COVID-19.

Ferrer ha dado crédito a las vacunas contra el COVID-19 por evitar que las personas infectadas se enfermen gravemente y generen una carga para los trabajadores de la salud similar a la oleada del invierno pasado, que vio a miles de pacientes con el coronavirus en los hospitales del condado. Pero las muertes y hospitalizaciones se consideran indicadores rezagados, por lo que esas cifras aún podrían experimentar un aumento sustancial en las próximas semanas.

Mientras tanto, el departamento de salud dijo el viernes que se estaba expandiendo el acceso a las pruebas gratuitas del COVID-19 en medio de una mayor demanda durante las vacaciones.

"La demanda de pruebas de COVID-19 aumenta constantemente a medida que los residentes del  condado se apresuran a hacerse la prueba antes de reunirse con sus seres queridos y como resultado directo del aumento de casos nuevos en el condado de Los Ángeles", señalaron las autoridades.

A partir del viernes, los cambios incluyen:

  • horas de operación extendidas en sitios en todo el condado de Los Ángeles;
  • fechas adicionales de semana y fin de semana;
  • unidades de prueba móviles adicionales en áreas más afectadas;
  • relanzamiento del programa de recolección de pruebas de casas de vacaciones con nuevas directrices para llegar a más personas y facilitar la realización de la prueba. El enlace está aquí

Cualquier residente del condado que tenga síntomas o crea que estuvo expuesto al COVID-19 puede solicitar una prueba casera, que requiere que la recolección de hisopos se envíe por correo para obtener el resultado de la prueba de PCR.

Contáctanos