COVID-19

El alcalde reconoce que Los Ángeles reabrió demasiado pronto a medida que aumenta el virus

Getty Images

LOS ÁNGELES (AP) - El alcalde Eric Garcetti admitió el domingo que Los Ángeles reabrió sus puertas demasiado rápido y nuevamente advirtió que la ciudad estaba "al borde" de las nuevas órdenes de cierre a medida que el coronavirus continúa aumentando en California.

Apareciendo en CNN, se le preguntó a Garcetti sobre un editorial de Los Angeles Times que criticaba la rápida reapertura de California, seguido de un aumento en los nuevos casos y hospitalizaciones de COVID-19.

"Estoy de acuerdo en que esas cosas sucedieron demasiado rápido", dijo Garcetti, y agregó que las decisiones fueron tomadas a nivel estatal y de condado, no por funcionarios de la ciudad.

El alcalde dijo que Los Ángeles estaba "al borde" de las nuevas órdenes generalizadas de quedarse en casa ya que el condado de Los Ángeles, con una cuarta parte de la población de California, continuó viendo el mayor aumento del estado en casos confirmados de coronavirus.

California informó el sábado su cuarto total diario más alto de casos de coronavirus recientemente confirmados, con más de 9,000. El estado también reportó 120 muertes adicionales.

La semana pasada, Garcetti dijo que no dudaría en cerrar nuevamente todos los negocios, excepto los esenciales. Esos comentarios se produjeron días después de que el gobernador de California, Gavin Newsom, cerró bares y cenas en todo el estado, y ordenó el cierre de salones de belleza, gimnasios, centros comerciales y otros negocios en interiores en Los Ángeles y otros condados que experimentan el aumento más significativo de casos de virus.

Garcetti le dijo a Jake Tapper de CNN el domingo que Los Ángeles actualmente tiene una capacidad hospitalaria adecuada y un buen suministro de ventiladores.
El condado de Los Ángeles informó un número récord de pacientes con COVID-19 en sus hospitales la semana pasada, y la proporción general de pruebas que dieron positivo saltó del 8% a casi el 10%.

El alcalde atribuyó el aumento en la propagación no solo a las reaperturas, sino también a las personas que se vuelven menos vigilantes para seguir la orientación de salud pública y reunirse con otros fuera de sus hogares.
"No es solo lo que está abierto y cerrado", dijo. "También se trata de lo que hacemos individualmente".

Los funcionarios han reiterado que las personas deben usar máscaras y mantener el distanciamiento social para frenar la propagación.
En otras noticias sobre el brote en California:

  • Las autoridades dijeron que se identificó un síndrome inflamatorio raro pero grave y potencialmente mortal que se cree que está asociado con el coronavirus en 15 niños en el condado de Los Ángeles. El síndrome inflamatorio multisistémico en niños, o MIS-C, puede causar que diferentes partes del cuerpo se inflamen. Los síntomas incluyen fiebre, vómitos, diarrea, dolor de cuello, erupción cutánea, ojos inyectados en sangre y agotamiento. De los niños, el 73% eran latinos, lo que representa una carga desproporcionada para el grupo étnico, informó Los Angeles Times.
  • El condado de Merced en el centro de California no ha realizado el seguimiento de contactos durante semanas, según Merced Sun-Star. Kristyn Sullivan, la epidemióloga supervisora ​​del condado, dijo que el condado ahora solo está investigando casos, contactando a las personas infectadas para decirles que se pongan en cuarentena, pero no preguntando por sus contactos cercanos o todos los lugares en los que han estado recientemente. Ella dijo que entrevistar a las personas sobre sus contactos se ha vuelto ineficaz porque hay demasiados casos. CalMatters contactó a 27 condados de California con infecciones crecientes para preguntarles sobre su alcance en el rastreo de contactos. Merced fue el único que confirmó en junio que ya no lo realizaba en absoluto, aunque seis no respondieron. Los otros 21 dijeron que estaban rastreando a la mayoría de las personas o al menos a algunas.
  • El condado de Napa al norte de San Francisco comenzará a multar a las personas que no usan máscaras de $ 25 a $ 500. La semana pasada, los supervisores del condado aprobaron una ordenanza que también impondría multas de hasta $ 5,000 para las empresas que reciben quejas reiteradas de personas que no se cubren la cara. Las citas son el último recurso solo para los infractores reincidentes y serán emitidas por empleados de cumplimiento de códigos, no por agentes de la ley, informó KPIX-TV.
Derechos de autor AP - Associated Press
Contáctanos