manifestación

Dispersan reunión de activistas fuera de la estación del alguacil de West Hollywood

Los oficiales dispersaron a más de 100 manifestantes que apoyaban el movimiento Black Lives Matter reunidos en los bulevares de Santa Mónica y San Vicente en West Hollywood.

Activistas del movimiento "Black Lives Matter" ("Las vidas de los negros importan") durante una protesta contra el racismo el 29 de septiembre DE 2020, en Cleveland, Ohio.
EFE/ Lucía Leal

Agentes dispersaron a más de 100 manifestantes que apoyaban el movimiento Black Lives Matter reunidos en los bulevares de Santa Mónica y San Vicente en West Hollywood, cerca de la estación del sheriff local, frente a los que celebraban Halloween en bares y restaurantes cercanos el sábado.

A pesar de que al menos un oficial apuntó con un arma menos letal directamente a los manifestantes, el grupo finalmente partió hacia el este antes de que se dispararan o se liberaran irritantes químicos.

Los activistas, que participaban en un baile de Black Lives Matter y vestían disfraces de unicornio, Robin Hood, guepardo, Casey Jones y las fuerzas del orden, se balancearon con el pop latino y la música house en la alegre reunión por la igualdad racial, que comenzó en 6:30 p.m.

Al principio, algunos funcionarios del Departamento del Sheriff de Los Ángeles parecían confundidos acerca de la manifestación. Un diputado masculino, reunido en el Pacific Design Center alrededor de las 7:30 p.m. dijo que no tenía claro lo que estaba pasando, solo que "algo está pasando allí".

Otro diputado cercano, J. Aguirre, dijo que en lo que a él respectaba, lo que estaba ocurriendo era una actividad ilegal en la era de la aplicación de la restricción COVID-19 "Es un evento no autorizado", dijo. "La Ciudad no va a dejar que occurra."

A las 7:44 p.m. la fiesta aparentemente improvisada, titulada "Danza por vidas negras", se consideró oficialmente una reunión ilegal, pero al principio los manifestantes no estaban interesados ​​en irse.

La situación se puso tensa cuando el diputado apuntó con su arma de fuego menos letal directamente a varios manifestantes, y cuando una mujer comenzó a rociar burbujas hacia los agentes de la ley.

La voz amplificada de una manifestante llenó el aire mientras gritaba: "¡No hay justicia, no hay paz! / ¡Vamos a bailar en estas calles!" Un asistente, de unos 20 años de Los Ángeles, que se identificó sólo como Ben M., dijo que se enteró del flash mob en Instagram y asistió al evento para promover el movimiento por la justicia racial.

"La gente negra sigue muriendo", dijo desde el medio de la intersección mientras los agentes del alguacil expandían la barrera de la calle. "Es una jodida pandemia más allá de COVID".

Mientras Justin Frazier, de 25 años, seguía el goteo de manifestantes que comenzaban a dirigirse hacia el este, se mostró optimista. "Esto es hermoso", dijo, y agregó que deseaba que los diputados lo vieran de la misma manera. "Iba bien hasta que aparecieron".

Derechos de autor CNS - City News Service
Contáctanos