condado de Orange

Desestiman cargos de asesinato a Johnny Martínez presunto narcotraficante del condado de Orange

Martínez fue acusado por el asesinato del 19 de enero de 2017 de Robert Ríos, de 35 años en Placentia, en lo que los fiscales dijeron que fue un ataque dirigido por la mafia mexicana.

Shutterstock

Un juez desestimó el viernes los cargos de asesinato y otros delitos graves contra el reputado jefe de la mafia mexicana del condado de Orange, Johnny Martínez. 

El juez de la Corte Superior del Condado de Orange, Patrick Donahue, concedió una moción para desestimar los cargos de asesinato, conspiración, intento de robo, allanamiento de morada y participación en una pandilla callejera criminal, junto con alegaciones de circunstancias especiales de asesinato durante un robo y mejoras en las sentencias por actividad de pandillas. 

Martínez, de 45 años, fue acusado con otros cuatro hombres por el asesinato del 19 de enero de 2017 de Robert Ríos, de 35 años en Placentia, en lo que los fiscales dijeron que fue un ataque dirigido por la mafia mexicana por una disputa sobre el pago de “impuestos” sobre el tráfico de drogas. 

Uno de los acusados, Augustine Velázquez, fue condenado el 30 de junio por asesinato, conspiración, robo e intento de robo. Antes de su juicio, su abogado ganó una moción para desestimar todos los cargos de pandillas y mejoras basadas en el argumento de que un ayudante del alguacil que testificó durante una audiencia preliminar fue deshonesto sobre su entrenamiento para registrar evidencia, que fue consecuencia del escándalo de reserva de evidencia que involucra múltiples diputados que no registraron pruebas o lo hicieron después de su turno en violación de la política del departamento. 

El jueves se presentó ante un juez el hombre acusado del tiroteo mortal el 31 de marzo en un edificio de oficinas en Orange. 

El abogado de Martínez, Peter J. Morreale, argumentó que no había pruebas suficientes para demostrar que su cliente estuvo involucrado en la orquestación del ataque a Ríos.

Martínez estaba tras las rejas en ese momento, cumpliendo una sentencia de prisión por asesinato en segundo grado, y la acusación alega que usó teléfonos celulares de contrabando para atacar a Ríos. 

“El argumento era que no había pruebas suficientes para hacer que respondiera” después de la audiencia preliminar, dijo Morreale a City News Service. “No hubo pruebas que indiquen que él orquestó el asesinato o el robo de Ríos...El testimonio fue especulativo y carecía de fundamento”. Donahue “hizo lo correcto. Es una decisión difícil”, dijo Morreale. “Su análisis fue preciso y cumplió con la ley. Independientemente de si se trata de un caso de Johnny Martínez o de Joe Blow por conducir en estado de ebriedad, las leyes son las mismas”. 

Los mensajes que se dejaron con el fiscal adjunto principal Dave Porter, el fiscal del caso, y el oficial de información pública de la oficina no fueron devueltos de inmediato.

Las familias, que escaparon las amenazas del narco, aguardan en un albergue en Tijuana.

Los coacusados ​​Gregory Munoz, 43, Ysrael Cordova, 36, y Ricardo Valenzuela, 41, están a la espera de juicio. Velázquez, de 24 años, será sentenciado el 14 de enero.

Martínez tiene una moción pendiente para que se desestime su condena por asesinato en segundo grado de 1994 con base en una nueva ley que desestima los cargos de asesinato para los acusados ​​que no participan activamente en la complicidad de un asesinato, dijo Morreale. 

Martínez también está acusado en relación con el intento de asesinato en Placentia en agosto de 2017 de su coacusado Muñoz, quien, para ese momento, había salido de prisión. Está a la espera de juicio en ese caso.

Derechos de autor CNS - City News Service
Contáctanos