COVID-19

Corte Suprema autoriza actividades religiosas en interiores en California

Las órdenes regionales de California para quedarse en casa han prohibido las actividades en interiores en una amplia gama de industrias, pero permiten servicios religiosos al aire libre.

Telemundo

La Corte Suprema anunció a California que no puede prohibir los servicios religiosos en interiores debido a la pandemia de coronavirus, pero puede mantener por ahora la prohibición de cantar en interiores.

En una votación de 6 a 3, la corte citó la protección constitucional del libre ejercicio de la religión y dictaminó que "regulaciones como estas violan la Primera Enmienda a menos que el Estado pueda demostrar que son el medio menos restrictivo de lograr un interés gubernamental convincente". 

El fallo se produjo en respuesta a las demandas en nombre de Harvest Rock Church y Harvest International Ministry, con sede en Pasadena, que tiene más de 160 iglesias en todo el estado, y la Iglesia Pentecostal Unida South Bay de 600 asientos en Chula Vista. 

Los jueces dijeron que el estado puede limitar los servicios interiores al 25% de la capacidad de un edificio y también se negaron a evitar que California aplique una prohibición que se implementó el verano pasado sobre el canto en interiores.

California había establecido las restricciones porque el virus se transmite más fácilmente en interiores y el canto libera pequeñas gotas que pueden transmitir la enfermedad.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, escribió que los tribunales federales deben "una deferencia significativa" a los funcionarios políticamente responsables en asuntos de salud pública, pero dijo que la deferencia tiene sus límites.

"La determinación actual del estado, que el número máximo de seguidores que pueden adorar con seguridad en la catedral más cavernosa es cero, parece reflejar no experiencia o discreción, sino una apreciación o consideración insuficiente de los intereses en juego", escribió Roberts.

La Arquidiócesis de Los Ángeles obtuvo al menos 80 millones de dólares a través de programas de apoyo a pequeñas y medianas empresas durante la pandemia, a pesar de contar con finanzas sanas, y más de 650 millones en fondos disponibles cuando inicio la crisis sanitaria en marzo.

La decisión reflejó la división ideológica actual de la corte con seis jueces conservadores a favor de la orden judicial parcial y los tres liberales en desacuerdo.

“Los jueces de este tribunal no son científicos”, escribió la jueza adjunta Elena Kagan en desacuerdo con el fallo de la mayoría. “Tampoco sabemos mucho sobre política de salud pública. Sin embargo, hoy el tribunal desplaza los juicios de los expertos sobre cómo responder a una pandemia devastadora”. 

El fallo dejó en vigor una restricción de capacidad del 25% y la prohibición de cantar. “El estado ha llegado a la conclusión, por ejemplo, de que cantar en espacios cerrados presenta un mayor riesgo de transmitir Covid-19”, escribió. "No veo ninguna base en este registro para anular ese aspecto del marco de salud pública estatal".

Los demócratas se están esforzando en retratar a Barrett como una jueza extremadamente conservadora y muchos pusieron el martes el foco en el derecho al aborto.

El fallo fue el último de una serie de solicitudes de emergencia de alto perfil al tribunal más alto de la nación en busca de orientación sobre si las órdenes de salud destinadas a contener COVID-19 se aplican a iglesias y otras casas de culto. 

En un caso similar en Nueva York, el tribunal falló 5-4 el 25 de noviembre a favor de un desafío a las restricciones relacionadas con el coronavirus por parte de las casas de culto en ese estado.

El año pasado, a la Iglesia Pentecostal Unida de South Bay se le negaron repetidamente las medidas cautelares preliminares contra las órdenes de salud estatales por parte de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EEUU, lo que provocó la apelación ante la Corte Suprema de EEUU.

De manera similar, un tribunal federal de apelaciones rechazó la oferta de Harvest Rock Church y Harvest International Ministry, con sede en Pasadena, de un fallo de emergencia previo a Navidad después de que la Corte Suprema ordenó a los tribunales inferiores que reconsideraran el asunto.

Las órdenes regionales de California para quedarse en casa han prohibido las actividades en interiores en una amplia gama de industrias, pero permiten servicios religiosos al aire libre.

Los representantes de South Bay y Harvest Rock han argumentado que la adoración al aire libre o la que se lleva a cabo por videoconferencia son "sustitutos inadecuados" de las reuniones en persona y que las órdenes de salud pública prohíben a la iglesia "celebrar los servicios exigidos por las Escrituras".

También han argumentado que California ha permitido arbitrariamente que ciertos sectores considerados esenciales permanezcan abiertos y realicen operaciones en interiores, al tiempo que discrimina a las instituciones religiosas.

Derechos de autor CNS - City News Service
Contáctanos