COVID-19 en Los Ángeles

Condado de Los Ángeles pasa a nivel de actividad ‘bajo’ de COVID-19

El número de hospitalizaciones del condado también se mantuvo bajo, con la tasa diaria promedio de nuevas admisiones relacionadas con el coronavirus estimada en 9 por 100,000 residentes, por debajo del umbral de los CDC de 10 por cada 100,000 residentes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU mudaron al condado de Los Ángeles en la categoría "baja" el jueves, con la tasa promedio de nuevos casos de infecciones de COVID-19 por debajo del umbral de 200 por cada 100,000 habitantes.

La tasa oficial de infección hasta el jueves era de unos 193 casos nuevos por cada 100,000 residentes.

El número de hospitalizaciones del condado también se mantuvo bajo, con la tasa diaria promedio de nuevas admisiones relacionadas con el coronavirus estimada en 9 por 100,000 residentes, por debajo del umbral de los CDC de 10 por cada 100,000 residentes. Esas estadísticas fueron lo suficientemente buenas como para sacar al condado de la categoría de actividad “media”.

La medida no tiene ningún efecto práctico para los residentes, ya que no provocará ningún cambio en los protocolos de salud pública, con la mayoría restricciones ya levantadas.

“Pasar al nivel comunitario "bajo" refleja un estrés mínimo en el sistema de atención hospitalaria en el condado de Los Ángeles asociado con COVID-19”, dijo Bárbara Ferrer, la directora de Salud Pública del condado.

“Sin embargo, la transmisión viral con una tasa de casos de poco menos de 200 sigue siendo alta, ya que representa unos 2,600 casos nuevos al día. Nuestra esperanza es que podamos seguir transmisión lenta para que alcancemos una tasa de casos semanales de menos de 100, lo que reduciría ese número diario de casos nuevos a 1.400", añadió Ferrer. 

La directora de Salud Pública también señaló que el número oficial de nuevos casos notificados cada día es un recuento insuficiente de la actividad real del virus en el condado, ya que mucha  gente confía en las pruebas caseras, cuyos resultados no se informan al condado.

El condado reportó otros 2,566 casos nuevos el jueves, junto con 17 nuevas muertes relacionadas con el virus.

La tasa diaria promedio de personas que dieron positivo por el virus fue 8.3% a partir del jueves.

Las autoridades de salud insisten en que no hay que bajar la guardia durante el feriado para evitar que los casos y hospitalizaciones por coronavirus aumenten en el condado de Los Ángeles.

Ferrer nuevamente notó una falla en el sistema de informes de datos que usan los hospitales para compartir los números de pacientes de COVID con el estado, lo que lleva a algunas fluctuaciones en las cifras de la semana pasada. 

Pero el estado informó el jueves 760 pacientes positivos con COVID-19 pacientes positivos en los hospitales del condado de Los Ángeles, por debajo de los 796 del miércoles. De esos pacientes, 90 estaban siendo tratados en cuidados intensivos, frente a los 79 diarios más temprano.

Los funcionarios de salud han dicho que aproximadamente el 43% de los hospitales con pacientes positivos con COVID-19 en realidad fueron admitidos por enfermedades relacionadas con el virus, mientras que los demás fueron admitidos por otras razones, y algunos solo enteraron al enterarse de que estaban infectados cuando les hicieron la prueba en el hospital.

El COVID prolongado podría causar que los síntomas aparezcan y desaparezcan, y pueden surgir nuevos síntomas. El Gobierno ha tomado algunas medidas para proteger a los trabajadores al emitir una guía que deja en claro que el COVID prolongado puede ser una discapacidad y se aplicarían las leyes pertinentes.

El condado de Los Ángeles fue colocado en el nivel de virus "alto" de los CDC a mediados de julio, como resultado de una nueva tasa de infección que superó los 200 por 100,000 residentes y una tasa promedio diaria de hospitalización relacionada con el virus que superó 10 por cada 100,000 habitantes.

El condado permaneció en esa categoría durante aproximadamente un mes, lo que plantea la posibilidad de un nuevo mandato de uso de mascarillas en interiores, aunque los funcionarios de salud finalmente decidieron no volver a imponer la regla.

El 12 de agosto, el condado volvió a la categoría "mediana" cuando la tasa de hospitalización cayó por debajo de 10 por cada 100,000 habitantes.

Ferrer dijo que se espera que la próxima semana el condado comience a ofrecer la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19, recientemente aprobada para combatir   específicamente la variante Ómicron del virus.

El condado anticipa recibir 170,000 dosis de las nuevas vacunas de refuerzo a mediados de la próxima semana.

Contáctanos