Cirugía plástica deja a mujer con secuelas negativas

Un implante de senos no tuvo los resultados que ella esperaba.

Paula quería someterse a una cirugía para sentirse como la mujer que era antes de casarse y tener hijos. Para ello, fue a Tijuana porque deseaba un cambio rápido y el médico que encontró podía realizar esa operación sin tener que esperar mucho.

Sin embargo, asegura que la cirugía plástica la dejó peor que antes y ahora lamenta haber ido a esa ciudad a someterse a esa operación.

Los resultados comenzaron a observarse desde el momento en que salió del quirófano. Sus senos, en lugar de ser más grandes, se redujeron de tamaño. También se le abrió una de las heridas.

"El implante se estaba saliendo de la herida”, cuenta Paula. “Los podías tocar y ver".

La mujer acudió a otro cirujano, quien sospechó de inmediato al retirarle los implantes. El médico le informó que sospechaba que eran réplicas compradas en el mercado negro.

Actualmente se arrepiente de haber ido a Tijuana y escoger ese cirujano, quien no tenía comentarios de pacientes. Quería un cambio rápido porque estaba atravesando por un divorcio emocional y él era el único con fechas disponibles para ese momento.

El costo de la operación fue de $6000 pero tuvo que pagar $4000 de regreso a casa para remover los implantes. 

Todavía tiene un proceso de recuperación por delante. Sin embargo, está segura que no se someterá a ninguna otra cirugía, ni siquiera para arreglar los daños.

Aunque un registro de profesionales médicos en México muestra que ese cirujano tiene licencia, Paula no cambia de opinión con respecto a su capacidad y experiencia

“Dudo que se es completamente un cirujano plástico”. 

Contáctanos