Buscan a presunto cómplice en fraude inmobiliario

Con otra persona estafó miles de dólares bajo promesas de modificar préstamos hipotecarios.

La policía busca la ayuda del público para rastrear a uno de los dos hombres que supuestamente engañaron a cuatro propietarios que temían perder sus hogares debido a una ejecución hipotecaria de más de 60,000 dólares. 

José Ángel Bernal fue arrestado el 5 de diciembre y acusado de sospecha de hurto mayor en relación con el supuesto esquema fraudulento de modificación de préstamos hipotecarios, informó el Departamento de Policía de Los Ángeles. Fue liberado ese día con una fianza de 20,000 dólares. 

Aún en libertad se encuentra el supuesto cómplice de Bernal, identificado como Eduardo Linares. Ninguno de los dos ha sido acusado hasta el momento, según un portavoz de la Fiscalía. 

La pareja operaba dos oficinas en el Bulevar Wilshire, en Los Ángeles: Home Preservation Services, Inc., y Cal First Mortgage Bankers. Se dirigían a personas que enfrentaban ejecuciones hipotecarias y les dijeron que podían ayudar a salvar sus hogares, según el detective Manuel Segura del Departamento de Policía de Los Ángeles. 

“Cuando las víctimas están cerca de perder sus hogares, a menudo confían en las personas que les venden sueños y esperanzas, pero (quienes) finalmente roban su dinero'', dijo Segura en una conferencia de prensa en la sede de la policía. 

Según la policía, el presunto plan estaba dirigido principalmente a los propietarios de habla hispana a través de anuncios que se emitían en la estación de radio cristiana en español AM 1580 KBLA. 

“Las víctimas pagarían grandes honorarios por adelantado a Bernal por su ayuda para negociar una modificación de préstamo con sus prestamistas hipotecarios'', según un comunicado del LAPD que señala que el cobro de tarifas por adelantado por modificaciones de préstamos ha sido restringido por ley desde octubre 2009. 

“A las víctimas también les dijeron los sospechosos que el dinero pagado a las empresas se entregaría directamente a los prestamistas para evitar las ejecuciones hipotecarias", según la policía. “Los sospechosos no prestaron ningún servicio, lo que provocó el desalojo de dos familias de sus hogares después de las subastas de la ejecución hipotecaria, a pesar de pagar miles de dólares en tarifas continuas''. 

Linares fue responsable de reunirse con los clientes para completar el papeleo y cobrar las tarifas, así como comunicarse con los prestamistas, según el LAPD. 

Según la policía, ni Bernal ni Linares poseen licencias válidas de bienes raíces en California y solo los corredores o vendedores con licencia pueden negociar legalmente una modificación de préstamo.

Cualquier persona que tenga información sobre el paradero de Linares, o que haya sido víctima del supuesto plan, puede llamar al detective Segura al (213) 486-6630, o (877) LAPD-247.

Contáctanos