Acuerdo podría dar refugio a inmigrantes centroamericanos

El Salvador es el segundo país del cual más casos de asilo se han aprobado.

Un acuerdo de cooperación de asilo” fue firmado el viernes entre los gobiernos de El Salvador y Estados Unidos con el objetivo de posiblemente dar refugio a los inmigrantes que transiten por ese país, escapando de la violencia o persecución de sus naciones de origen.

La canciller salvadoreña Alexandra Hill Tinoco firmó un convenio de cooperación de refugio con el secretario encargado del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, en Washington, D.C., un acuerdo que para defensores de los derechos de los inmigrantes, resulta algo irónico.

“Es una gran contradicción porque es un país que es expulsador de inmigrantes por razones de seguridad”, dijo Salvador Sanabria, director ejecutivo de la organización El Rescate.

Según los datos más recientes del propio Departamento de Seguridad Nacional, El Salvador es el segundo país de origen del cual más casos de asilo se han aprobado en Estados Unidos, ocupando incluso el segundo lugar en la lista, después de China.

“Ha continuado el flujo, y puede bajar o subir, pero siguen viniendo de El Salvador buscando refugio”, dijo Alma Rosa Nieto, una abogada en inmigración.

La abogada afirmó que cada día más de 300 salvadoreños intentan dejar su país.

Según el acuerdo migratorio binacional, una vez puesto en marcha, daría la opción a inmigrantes, por ejemplo de Nicaragua, Cuba y Venezuela, que estén huyendo de violencia extrema o persecución política, asilarse en El Salvador si en Estados Unidos no califican.

Recientes estadísticas detallan que las muertes violentas han efectivamente decrecido. En el 2018 cada día nueve personas eran asesinadas en El Salvador, la cifra actualmente se ha reducido a la mitad.

Aun así, algunos cuestionan la decisión de convertir a El Salvador en una nación para albergar a asilados.

“Pienso que no es buena idea para El Salvador estar recibiendo a personas, esos países son de pocos recursos”, dijo Jorge Millian, un residente angelino.

Algunos califican el convenio como una evidente táctica para bajar la ola migratoria hacia Estados Unidos.

“Es más bien para decir cómo paramos el flujo a Estados Unidos desde Centroamérica y otros países”, señaló Elder González, quien no está de acuerdo.

“Todavía le falta a El Salvador. Es un país en desarrollo, si quieren ayudar, den más permisos de trabajo en Estados Unidos”, agregó González.

Como parte de este acuerdo binacional, El Salvador está presionando para que Estados Unidos garantice la estadía en este país de los inmigrantes salvadoreños amenazados con perder el TPS.

Contáctanos