Residentes afectados por “Saddleridge” esperan con ansias

Miles de personas desalojaron sus hogares tras el incendio que arrasó rápidamente.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Residentes afectados por “Saddleridge” esperan con ansias
    Staff Photographer
    Porter Ranch, CA – Un avioneta especializado para combatir incendios tira agua sobre las casas en Porter Ranch por la Avenida Tampa el viernes por la mañana el 11 de octubre de 2019. (Foto por Dean Musgrove / Los Angeles Daily News a través de Getty Images).

    El trabajo incansable de los bomberos y la disminución de vientos ofrecieron la esperanza el sábado temprano de que lo peor podría haber pasado para los propietarios que fueron evacuados y pasaron horas en refugios mientras un incendio de maleza quemaba las comunidades al norte de Los Ángeles.

    El incendio Saddleridge comenzó el jueves por la noche en el área de Sylmar, luego se fue rápidamente en las áreas de Granada Hills y Porter Ranch.

    En un momento, unas 100,000 personas y 20,000 hogares estaban bajo órdenes de evacuación, lo que obligó a los residentes a reunir lo que pudieron y dirigirse a refugios de evacuación.

    Miles de personas permanecieron en esos refugios el sábado por la mañana, muchos relatando la aterradora constatación de que sus hogares estaban en peligro.

    "Era toda una cortina de fuego", dijo Edwin Bernard. "Hubo fuego por todos lados. Tuvimos que irnos".

    Bernard, de 73 años, y su esposa se encontraban entre los que se apresuraron a abandonar sus hogares cuando el fuego de Santa Ana se movió rápidamente hacia el oeste desde su origen cerca de la autopista 210 en Sylmar.

    La casa que la pareja ha tenido durante 30 años todavía estaba en pie en el norte del Valle de San Fernando, donde la maleza seca permitió que el fuego saltara a través de varias comunidades.

    Otros evacuados esperan ansiosamente la confirmación de que sus hogares están bien.

    Para un dueño de casa en la Avenida Darby en Porter Ranch, se estaba desarrollando una realidad sombría. Jerry Demirci señaló que había escuchado que el incendio se había apagado en su vecindario, pero no antes de que quemara su casa de 30 años.

    Salió de la casa pensando que el peligro había pasado.

    "Pensé, 'Todo está hecho. Bien, no hay problema'", dijo Jerry Demirci. "Regresé unos 10, 15 minutos más tarde y volví a ver algunas llamas. Dije 'Dios mío'. Comenzó de nuevo".

    La cámara de seguridad de un vecino mostró peligrosas brasas brillantes azotando el vecindario de Demirci el jueves por la noche. La luz del día reveló sus peores temores.

    "Es horrible ver esta casa", dijo la vecina Sandy Laurens. "Es como un esqueleto. Todavía tiene pequeñas brasas y arde lentamente en el área del garaje".

    Demirci dijo que se fue con la ropa que llevaba puesta y un pasaporte. Agregó que espera reconstruir la propiedad.

    Alrededor de una docena de edificios fueron destruidos, probablemente muchos hogares, dijeron los bomberos. Otros 18 resultaron dañados.

    "Ay, Dios mío, viene por aquí", dijo su tía cuando Stahl llamó para alertarlos que el incendio se acercaba, dijo.

    Stahl ayudó a su abuela, Beverly Stahl, de 91 años, que estaba en pijama, y a su tía a empacar ropa, medicamentos y llevarse sus dos perros. Vieron llamas en la distancia mientras se alejaban.

    "Simplemente empacamos lo que pudimos tan rápido como pudimos", dijo Stahl en un centro de evacuación en el Centro Recreativo Sylmar, masajeando los hombros de su abuela mientras estaba sentada en una silla de ruedas con una manta de la Cruz Roja en su regazo. "Si nos hubiéramos quedado, habríamos estado en problemas. Realmente un gran problema".

    El viernes, a algunos residentes se les permitió regresar a sus hogares para recoger sus pertenencias. Los Bernard tuvieron que dejar medicamentos, álbumes de fotos y sus cuatro gatos, todos los cuales sobrevivieron.

    Nadie podrá regresar a su hogar permanentemente hasta que las autoridades determinen que el peligro ha pasado.

    "No es divertido, es inconveniente, pero puedes vivir con inconvenientes", dijo un evacuado el sábado en Porter Ranch.

    El jefe de bomberos de Los Ángeles, Ralph M. Terrazas, dijo que sobrevoló el fuego el viernes y vio "cientos, si no miles de casas" con patios carbonizados donde los bomberos acababan de detener las llamas.

    "Tengan paciencia con nosotros", instó a los evacuados. "Queremos asegurarnos de que estén a salvo".

    Alrededor de 450 policías fueron desplegados en el área, y el jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, dijo que "no habría tolerancia" para los saqueadores.

    El video del helicóptero NewsChopper4 mostró una disminución dramática en el humo el sábado por la mañana, cuando el incendio fue de aproximadamente 7,500 acres con un 19 por ciento de contención.

    Muchos de los residentes del área están familiarizados con la devastación y la desesperación que los incendios forestales pueden dejar atrás. En 2008, los incendios de Sayre y Sesnon ardieron aproximadamente en el mismo lugar.

    Jonathan Stahl conducía de regreso a Valencia cuando vio el humo e inmediatamente se desvió a un parque de casas móviles en Sylmar donde viven juntos su abuela y su tía. El parque casi había desaparecido en el 2008 durante el incendio Sayre, uno de los incendios más destructivos de la ciudad que arrasó con 500 viviendas.