Reparten marihuana entre indigentes de Los Ángeles

Lo consideran una obra de caridad hacia las personas que viven en Skid Row.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Jóvenes dan marihuana a indigentes

    Un grupo de jóvenes estará repartiendo marihuana a personas indigentes en Skid Row y en San Diego en lo que ellos dicen es una obra de caridad. (Publicado sábado 12 de mayo de 2018)

    Un grupo de jóvenes repartió marihuana entre los indigentes de Los Ángeles y San Diego durante el fin de semana, como lo han estado haciendo en forma regular.

    “Marihuana para los indigentes” comenzó a repartir este tipo de donaciones en noviembre del año pasado y, aunque consideran que es un tema controversial, quieren cambiar la visión de la sociedad sobre el mismo.

    “Pensamos que el cannabis puede ayudar a la gente de Skid Row”, dice su fundadora, Jackie Sponseller, quien asegura que también les reparten alimentos y productos básicos.

    Para cada entrega, muelen el cannabis y luego lo enrollan en forma de cigarrillos. Para la entrega planificada para el pasado fin de semana ya tenían listos unos mil cigarrillos.

    Las donaciones respetan la ley, por lo que cada voluntario carga como máximo una onza de cannabis, que representa el equivalente de unos 55 cigarrillos de la droga.

    Sin embargo, hay quienes consideran que esto no ayuda a los indigentes.

    “Darles así, de gratis, a lo mejor va a caer en manos que no deben caer”, señala Alexandra Monsibáez, portavoz de Union rescue Mission.

    Actualmente hay unos 58,000 indigentes en el Condado de Los Ángeles y unas 1,300 personas duermen en la misión cada noche. Otra de las inquietudes de los que administran ese lugar es el estado mental de quienes reciben esa droga.

    “Es un retroceso de todo lo que hacemos. Nosotros buscamos la recuperación de la gente que sufre de la adicción”, dice Monsibáez. “Si no están tomando sus medicinas y están usando medicamentos como marihuana, puede hacer que su situación empeore en vez de mejorar”.

    Sin embargo, Sponseller no lo ve así, ya que asegura que su epilepsia está controlada con el uso de la marihuana medicinal. Y aunque consume THC concentrado y fuma unos diez cigarrillos al día, insiste en que ha mantenido seis empresas exitosas enfocadas en esa industria.

    Ella también espera compartir, con los más necesitados, toda la abundancia que ha obtenidos con sus negocios.