Caso de la familia Turpin

Caso de la familia Turpin

Pareja de Perris acusada de tortura se presentan en corte

Fiscales de Riverside buscaran impedir que el matrimonio contacte a sus hijos.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Padres acusados de tortura se presentan en corte

    La pareja de Perris acusada de maltratar a sus 13 hijos se presentarán hoy en una corte de Riverside.

    (Publicado miércoles 24 de enero de 2018)

    DETALLES DESTACADOS

    • Los Turpin enfrentan 12 cargos de tortura y encarcelamiento falso, seis cargos de abuso infantil y siete de crueldad contra un adulto.

    • El presunto abuso a 12 de sus hijos involucró poca alimentación, asfixia y golpizas.

    • Ambos padres enfrentarían entre 94 años y cadena perpetua si son declarados culpables.

    Los fiscales del condado de Riverside buscarán impedir que un matrimonio de Perris entre en contacto con los 13 niños de los que les acusa de maltratar, torturar a la mayoría de ellos manteniéndolos encadenados, sucios y desnutridos durante años.

    David Allen Turpin, de 56 años, y su esposa, Louise Ann Turpin, de 49, fueron acusados ​​la semana pasada de más de tres docenas de delitos relacionados con el supuesto trato inhumano de sus hijos, siete de los cuales son adultos con capacidad mental disminuida.

    De acuerdo con los documentos del tribunal, la Oficina del Fiscal del Distrito defenderá la imposición de órdenes de protección criminal que prohibirían a los Turpins comunicarse con las víctimas a través de medios electrónicos, telefónicos u otros medios. Las órdenes de protección son estándares en asuntos penales para proteger a las presuntas víctimas del contacto con los acusados, que de lo contrario podrían afectar su capacidad para declarar.

    Los hermanos, cuyas edades oscilan entre 2 y 29, están bajo el cuidado de los Servicios de Protección Infantil del condado y el personal de Servicios de Protección para Adultos. El condado busca derechos de custodia sobre ellos.

    La fiscalía y la defensa expondrán sus argumentos, el miércoles por la tarde, ante el juez de la Corte Superior Samuel Díaz en el Salón de Justicia de Riverside.

    Los Turpin están acusados ​​de 12 cargos de tortura y encarcelamiento falso, seis cargos de abuso infantil y siete de crueldad contra un adulto dependiente. David Turpin es acusado además de un cargo de actos lascivos en un niño menor de 14 años.

    Pareja de Perris se declara no culpable de cargos de tortura

    [TLMD - LA] Pareja de Perris se declara no culpable de cargos de tortura

    La pareja enfrenta cargos de tortura y maltrato sobre sus propios hijos.

    (Publicado jueves 18 de enero de 2018)

    Cada uno de ellos está retenido en lugar de una fianza de 12 millones de dólares en la cárcel de Robert Presley en Riverside y enfrentarían entre 94 años y cadena perpetua si son declarados culpables.

    El fiscal de distrito Mike Hestrin caracterizó la semana pasada los presuntos malos tratos infligidos por la pareja como “horribles”, describiendo cómo las 13 víctimas sufrieron “negligencia grave que se intensificó con el tiempo”.

    Trece menores encadenados en una casa en Perris, CA

    [TLMD - LA] Trece menores encadenados en una casa en Perris, CA

    Un menor denunció a sus padres y cuando los agentes llegaron a la casa encontraron a los menores encadenados.

    (Publicado lunes 15 de enero de 2018)

    "Todas las víctimas están gravemente desnutridas", dijo Hestrin. "La víctima, de 29 años, pesa 82 libras. Se les alimentó muy poco en un horario específico".

    Según Hestrin, el presunto daño prolongado a las víctimas y su cautiverio las dejó física y cognitivamente dañadas.

    "Muchos de los niños no sabían lo que era un oficial de policía", dijo. "No sabían para qué eran las medicinas".

    Hestrin reconoció que si bien el abuso fue extremo, no hay evidencia de que los Turpins tuvieran la intención de matar. Pero el fiscal de distrito estaba muy preocupado por un posible motivo. Aludió a un patrón de comportamiento que apuntaba a la gratificación de los acusados ​​por la manipulación.

    "Los padres se compraban comida y no permitían que los niños comieran", dijo Hestrin. "Traían pasteles de manzana a casa y los dejaban en el armario de la cocina para que los niños los vieran sin poder comerlos".

    El presunto abuso también incluyó asfixia y golpizas, según el fiscal de distrito, quien dijo que los castigos empeoraron, particularmente después de que la familia se mudó a California, señalando que los niños fueron atados inicialmente con cuerdas, pero cuando descubrieron cómo escapar de esa esclavitud, la pareja cambió a cadenas y candados, negando el acceso al baño a las víctimas.

    Los niños podían ducharse una vez al año y, según Hestrin, si se lavaban las manos por encima de la muñeca, “los acusaron de jugar en el agua y fueron encadenados”.

    Hestrin dijo que las víctimas se sintieron “aliviadas” de estar fuera de la casa en Muir Woods Road y ahora están “en buenas manos”.

    Según los investigadores del alguacil, la familia se mudó a Murrieta en 2010, y luego a Perris en 2014. Anteriormente habían residido en Fort Worth, Texas.

    La casa de los Turpins, de un solo piso, se ha mantenido como la zona cero en la actividad de investigación y de los medios desde las revelaciones del 15 de enero sobre lo que presuntamente ocurrió allí. Los últimos informes indican que los acusados ​​se estaban preparando para mudarse del área, pero nadie está seguro a dónde.

    La hija de 17 años de los acusados ​​escapó de la casa saltando por una ventana el 14 de enero, poco antes de las 6 a.m., llevando un teléfono móvil desactivado con el que pudo marcar 911, según el capitán del departamento de policía Greg Fellows. La niña dijo a los despachadores que sus 12 hermanos necesitaban ayuda, y cuando llegaron los agentes, les presentó fotografías que documentaban las condiciones dentro de la residencia, dijo el capitán.

    Los agentes dijeron que encontraron a tres niños encadenados a los muebles dentro de la residencia.

    La pareja no fue acusada de torturar a su hija de 2 años, que parecía haber sido alimentada adecuadamente.

    El acto lascivo de las acusaciones contra David Turpin proviene de su supuesto abuso sexual contra una de las chicas.

    Los registros estatales muestran que la residencia fue designada como Sandcastle Day School, con David Turpin como el director. Es un ex ingeniero aeroespacial con Northrop Grumman, y su esposa era ama de casa.