Panadera puede negarse hacer un pastel para pareja gay

Cathy Miller dijo que era en contra de sus creencias hacer un pastel a estas parejas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Seis razones para elegir Anthem MediCal
    Getty Images

    La dueña de una panadería en California puede seguir négandose a hacer pasteles de boda para parejas del mismos sexo porque viola sus creencias cristianas, dictaminó un juez.

    La decisión se tomó después de que un abogado de Tastries Bakery en Bakersfield argumentó que el derecho de Cathy Miller a la libertad de expresión y la libre expresión de la religión supera el argumento de que ella violó una ley estatal contra la discriminación.

    El juez de la Corte Superior del Condado de Kern, David Lampe, estuvo de acuerdo, pero dijo el lunes que su decisión estaba estrechamente relacionada con el hecho de que a Miller se le pedía hacer un pastel para un evento y que el acto de crearlo era expresión artística protegida.

    "Una tienda de neumáticos minorista no puede negarse a vender un neumático porque el propietario no quiere vender llantas a una pareja del mismo sexo", escribió Lampe.

    "Ningún panadero puede colocar sus productos en una vitrina pública, abrir su tienda y luego negarse a vender por motivos de raza, religión, sexo o identificación de género".

    Miller dijo que fue en contra de sus creencias cristianas hacer un pastel para una pareja del mismo sexo. Ella le dijo al periódico que estaba muy contenta con el fallo y respetó la distinción que hizo Lampe entre la venta de un pastel y la creación de uno.

    "Estoy muy feliz de compartir a todo lo que tengo", dijo Miller, "Pero no puedo ser parte de una celebración que va en contra de mi señor y salvador".

    Un abogado de Mireya y Eileen Rodriguez-Del Rio, quien presentó el caso, no estuvo disponible para hacer comentarios.

    La decisión se produce cuando el Tribunal Supremo de Estados Unidos se prepara para fallar en el caso de alto perfil de un panadero de Colorado que se negó a hacer un pastel de bodas para una pareja del mismo sexo.

    Ese panadero, Jack Phillips, afirma que sus pretensiones de libertad artística en la Primera Enmienda estaban siendo violadas.